Al

Pedaleos navarros. Darían para un Macropost infinito e inacabable. Navarra, tierra inexplicable, inextricable, inenarrable. Navarra será el asombro del mundo, dicen que dijo Shakespeare. Hoy me crucé con Maiorga Ramírez, un navarro que cree que esta comunidad debe tener su propio Estado. Se encuentra con uno, a la altura de Helados Nalia, y le comenta: "Voy a casa de la Barcina". Al ayto. se entiende, y el otro le responde, consejidador, "kontuz, kontuz". Al rato, en una mañana que parecía de otra época, silenciosa, gris, no sé quién dijo que los días grises de primavera son deliciosamente tristes, me topo con un Juan Cruz Alli de incóznito. Gafacas de motoristo al ristre, por la calle Mayor o rúa Nagusia, maletín en mano, enfilando algún tipo de negocio que no sé muy bien cuál es ahora y, escolti, sin escolta.

Navarra como una Bolivia del norte, crisol de kitsches varios, politiqueos de todos los colores, aspiraciones de hacer patria en todas las direcciones y tantas deficiones de qué es Navarra como navarros existen. El otro día fui a pedir el voto por correo para las europeas, en Madrid. ¿Eres navarro?, me preguntó la funcionaria, que era amiga de nuestcha tierra. Sí, le digo, pero pronunciando aquel sí con un punto más bien feble. ¿Soy navarro? Eso es mucho decir. Desde luego, soy más navarro que aragonés o riojano, vasco tampoco me veo o siento, aunque el sonido del txistu, metido en mi mollera sentimental, hasta me emociona y todo cuando lo escucho de pasada. El sábado por la tarde, plaza de los Burgos, folclore en rama y el amigo Aritz Ibañez Lusarreta lanzando esos aurreskus al aire. El mismo Aritz que aurreskizó el acto de licenciatura en la Universidad de Navarra, académica institución de marcados signos político-religiosos pero que se avenía a introducir unas exóticas licencias al vasquismo, o al navarrismo, a lo que sea, que de nuevo centrifugaban cualquier intento de entender qué es Navarra.

Jaime Ignacio del Burgo, en cambio, siempre lo tuvo claro y publicó un libro de sintetísimo título, que incluía las tesis y la hipótesis en tres palabras:

Navarra es navarra

Una Navarra/Pamplona en la que ayer se reúnen 30.000 euskerófilos en la Taconera y aledaños para promover esa que llaman linguam navarrorum, haciendo gala de un activismo sanote y con mucho krío y silleteros por doquier, y un feísmo estético que daría para un sesudo análisis de algún osado téorico del tema. Porque parece que para defender el euskera hay que vestirse de feo, sacar los peores chándales a reducir, mucho pendientico, trenka, anorak, kamiseta y zapatilla de monte Goretex (¡gore!). Claro que todo esto es muy subjetivo, y la belleza no entiende de cánones pero vamos, que digo yo que se puede defender el euskera y sin tanto ataque hacia las pupilas más sensibles. Opino. Acto éste, por cierto, que existe mucho en un periódico y en otro nada o poco. Portada y dos páginas en el Noticias, mientras que en el Diario o no sale o lo hace en mínima expresión, porque yo no he visto nada.

Tampoco me ha parecido ver nada en el diario sobre otro acto de ayer, que contribuye a aumentar más el jumelaje político-estético de esta tierra, y me refiero al homenaje a los 795 presos que escaparon un 22 de mayo de 1938. Banderas republicanas, de la CNT, alguna ikurriña y concierto acústico de Barricada, que ha compuesto tres temas a esa evasión que resulta ha sido de las más importantes de la Historia. Me habría gustado pasarme, pero de estas cosas suelo enterarme siempre tarde y por la prensa. Diré que me ha emocionado, y no siempre los periódicos logran emocionarle a uno, la entrevista que el Noticias dedica a Anna Couzi, hija de un prófugo del siniestro fuerte que, gracias al arrojo houdinesco de su padre y otros 794 "hermanos", hoy puede contarlo. Pueden leer la entrevista aquí.

---

Las canciones de Barricada sobre la evasión de San Cristóbal:
Infierno de piedra (que explica la llegada en tren a la prisión), La estancia y 22 de mayo (canción emblema de la fuga de 1938).
(Extraído de Diario de Noticias)

Comentarios

  1. Estimado don náuGrafo,

    Me temo que ha olvidado usted, en su progresión en formato Macropost, la letra hache en su particular listado. El hecho de que sea muda, no justifica su marginación en esta serie alfabéticamente ordenada. Le presuponía un poco más de rigor y mimo para con estos detalles no poco importantes.

    Buenos días,
    Mario

    ResponderEliminar
  2. La hache, ¡queremos la hache! ¡No a cualquier forma de discriminación! ¡Viva la muda!

    Fdo. el Duce

    ResponderEliminar
  3. Buena crónica en su tierra. Yo no sé de qué me habla, algún día visitaré esa bolivia del norte. Cuanta palabreja es capaz de inventar el niño, va acumulando méritos para tener un celebrities-aiva q chorrazo, ooiii, el náufragoor digitaail
    Jumelaje-comestrijo-ohhhh q palabraas más peregrinars, el pepece va a forrase con el dizionario español-laporte, sin ningúnn

    ResponderEliminar
  4. Cuando era pequeño lo tenía más claro. Navarro, Navarra... ¿qué es?

    Es difícil... sí.

    Yo no soy nacionalista vasco, ni vasquista, aunque me siento muy agusto en los Bilbaos (ayer me pasé por el Gugenpollen a ver una exposición de un japo que parecía currar para nintendo y de un chino que le prendía fuego a todos los papeles), y en los Donostiantianes mucho más.

    ¿Y español? Sí, puede... pero a mi manera. No soporto a esos "salamanqueses", por ejemplo, que te apabullan con su españolidad de vía estrecha (calcada a la de cualquier peneuvista su ostentación de vasquidad), donde si no llevas la pulserita o el ribete en el cuello del polo ya eres sospechoso (igualito que por aquí...pero al contrario, con lo de la antiespañolidad). Yo, en todo caso, soy español de Madrid, que allí todo el mundo va a su bola y cada cual es cada uno y las preguntas casi nunca suelen ser atravesadas. Añoro Madrid por esas indefiniciones.

    Lo que tengo claro es que catalán no soy... con los que cada vez comparto menos cosas, o ninguna. Antes era del Barça, pero ya ni eso. Se han preocupado tanto de marcar las diferencias que al final lo han conseguido. Me siento incómodo en Barcelona desde hace unos años, lo confieso... y descubrirlo no sabéis lo que me apenó.

    A Francia, por ejemplo, me siento mucho más cercano. Cuestión cultural, supongo, que en algo se tiene que notar la de siglos que Navarra estuvo en la órbita gabacha.

    Volviendo a lo de antes: ¿hay alguna forma de ser navarro descojonandote por igual de la catetada de las jotas y de los bertzos, que siempre me huelen a fiemo? Si la hay... me apunto.

    ¿Por qué las pertenencias tienen que ser tan jodidamente irracionales y tan agobiantemente colectivas? Ese es mi cuestión...

    Conclusión: soy individualmente navarro, aunque cada vez más pamplonés que navarro, e individualmente español.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por el post. Copio-pego-reenvío a mis contactos. Leo todos tus post pero últimamente no estoy muy inspirada y no sé ni qué comentar.

    Un tema que daría para un libro más que para un post. Esta clavada la visión de lo navarro-vaskutxi. Yo creo que es posible vivir muy bien en Navarra (bueno, por lo menos en Pamplona) siendo capaz de analizar las irracionalidades peteuvistas (PTV = Pamplona de Toda la Vida), las vascuences y las patrióticas. Cada día me siento más Europea y menos Navarra, salmantina o española. Y sí, creo que a veces estamos más cerca de lo francés que de lo español. Por cierto que a los franceses siempre les llama la atención los múltiples regionalismos españoles y la falta de unidad nacional que tenemos...

    No tiene mucho que ver, pero ayer vi un adolescente por mi barrio, en el cual impera la estética abertxale (Decatlon es super ventas en Navarra) y la latina a partes iguales, a un borroquilla escuchando una bachata a través del móvil a todo volumen. Curiosa mezcla.

    ResponderEliminar
  6. Eduardo,

    Así que andabas espiando entre la gente el sábado. No te ví. Te habría saludado agusto!

    Te envío por aquí un saludo de 1s y 0s.

    aritz

    ResponderEliminar
  7. Don Mario, me temo que, una vez, más tiene usted razón. Me salté la hache, por aquello de quien no llora no mama, etc.

    Ángel: jejeje.

    Jordi: gracias. La invención palabril es para divertirse un rato. Juegos de letras, juegos de manos, la vida es un juego: insert coin.

    Contenedor: me gusta eso de español de Madrid. Vaya que sí. Gran comentario Contenedor, póngame a los pies de su señora. Pronto habrá este blog habrá que leerlo al revés.

    Rosa: tú ultimo párrafo es el kit de la questión. Le faltaba comerse un kebap, con una palestina e irse a estudiar a la UN Filología Hispánica.

    Aritz: supuse que eras tú, al frente del grupo, porque al llevar la cabeza tapada, y yo un poco miope, no estaba seguro. Pero ese temple danzarín que te ha hecho famoso no dejaba lugar a dudas. Grrrrande!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares