13.5.09

Ac

Voy a tratar de escribir algo en 7 minutos, que es el tiempo de que dispongo en un locutorio/tienda de alimentación cerca de la plaza de la Luna. Resaca suave de las exequias a Antonio Vega, donde mejor si no que en el Penta, bar que le debe una publicidad eterna que ayer se materializó en un gentío moderado. Me acaban de decir que las cámaras de laSexta registraron el momento, y que me han visto en el informativo de la hora de comer.

Me atrevo desde aquí a censurar al dj del Penta que, en un día como ayer, no se salió de su configurado guión. La chica de ayer sólo se pone a las 3 de la mañana, al cierre del local, como se lleva haciendo años. Y no hay más que hablar. Resulta que sólo se vive una vez, y también sólo se muere una vez. Las oportunidades de honrar, recordar, evocar a una persona no son muchas, y menos de un modo comunal. Alguna vez me he arrepentido por no haber hecho tal o cual cosa al despedir a un ser querido, como si hubiera segundas partes, pero no las hay. Y el pinchadiscos (o como se diga dj) no quiso poner 'La chica de ayer' y si puso canciones de Vega mitigadas, que apenas sonaban al difunto de los pómulos tiesos.

Esas cosas o se hacen entonces o no se hacen. Recuerdo cuando murió George Harrison, a finales de noviembre de 2001, Bernie Templewood y yo nos embarcamos en una noche que entonces calificamos de sanchezostiziana, de bruma y farra, en que nos hicimos pasar por unos catalanes de Cornellá (voy a guardar por si acaso y sigo).

----

Retomo cuando son las 20.02 de la suar, o tarde/noche, momento de las meriendas/cenas. Lo de los siete minutos quedó en fracaso. Me pregunta Beñat/Bernie Templewood-Gambetta si nuestra noche de ayer terminó como aquella en la Pamplona crapulil de finales de vida universitaria, con Harrison recién finado. Acabó peor, me temo. En un karaoke aledaño a Gran Vía regentado por chinos que, atención, tienen la deferencia de convidar a una finita ración de pizza en un momento dado. Me sorprendió ese 'goodwill' o técnica no del todo cuantificable en ingresos, viniendo de un chino. (Retiro lo dicho: ahí están todos esos calendarios de imitación de bambú, las patatas de pescado, las toallitas calientes y los ofrecimientos de licor de lagarto o flores. Retirado queda).

Cantamos, o cantuvimos, Volver de Gardel y Cántame, me dijiste cántame de María del Monte, espoleados por Lorena y Juan. Toda nuestra impostura poppy ochentera se fue al traste en menos que canta un gallo. Menos mal que no había testigos ni cámaras de fotos.

Adjunto frame del informativo de laSexta. El próximo año, 12 de mayo de 2010, habrá que repetir, por aquello de ir creando tradiciones que hacen de Madrid menos nada y más todo.


Latinajo de Híspalis (izq) y el náuGrafo (dcha).

3 comentarios :

  1. Mis amiguitos de la uni te han visto en la tele. Hihi.

    ResponderEliminar
  2. terminó como el día que despedimos de george harrison? niebla y macarras?

    ResponderEliminar
  3. eso me pasa por no leer los post hasta el final. en fin

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs