QUE NOOOOOOOOOOO

Veo paradita la actividad bloguera en esta Semana Santa; la gente tiene mejores cosas que hacer, claro. De mi blogroll, tan sólo El tinglado de Santa Eufemia, Urmeneta y Ezcritor actualizaron sus blogues en las últimas horas. Y sólo el primero con un post realmente enjundioso. Ah, y también Vivir de buena gana, que me aparece ahora.
Y hablando de posts, éste que escribo supone el número 100, o cien, desde mi mudanza a Blogger, allá por enero de 2009. Una media de treinta posts por mes, no os quejaréis, no, já.

Así que voy a animar un poco este erial bloguero, con un tema menor, sí, pero que me irrita sobremanera. La chispa ha saltado esta tarde; cocinaba y escuchaba Ser Digital, programa para geeks principiantes. Hablaban de libros electrónicos, Kindle y tal. El presentador del programa (al que he enviado un amable pero furibundo mail), Chema Lapuente, no se cortaba en decir frases como:

-"En cinco años todos leeremos los libros en la pantalla del Kindle".
-"Tras quinientos años de supremacía del papel, pronto diremos adiós a ese sistema anticuado para leer nuestros libros en los e-books".
-"Tiene multitud de ventajas, como poder almacenar todos los libros que uno quiera en un dispositivo de menos de un centímetro de grosor".

Algo así decía, Chema Lapuente, las citas son aproximadas. Y yo escuchaba eso y gritaba, solo, en mi minúscula cocina:

QUE NOOOOO, QUE NOOOOOOOOOO, y paría mentalmente este post que ahora transcibo de mi mente a la pantalla, algo más en frío pero no tanto.

Me irrita esa modernería ceniza y agorega, listilla, en el fondo, de dar por hechas unas realidades tecnológicas a las que les falta mucho para ser verdaderas realidades tecnológicas. Que sean reales, y ya analizaremos entonces. Porque también se decía que la televisión acabaría con la radio, y el cine con el teatro, y la fotografía con la pintura, y el sexo virtual con el tradicional. Y, muy señor mío, resulta que ahí siguen todos esos formatos, conviviendo como buenamente pueden con el resto. Usted mismo, señor Lapuente, tan moderno, resulta que se gana las habichuelas en un medio tan anacrónico como la radio. No lo digo por Lapuente, contra el que no tengo nada, pero a mí esas predicciones totalitari-tecnológicas me parecen poco atinadas, propias de algo que podríamos llamar aldeanismo.com.

Por otra parte, eso de dar por sentado las cosas me exaspera hasta el extremo en la práctica del periodismo. Odio los Nostradamus con pantuflas. Me extendería en este punto, pero no quiero un post larguísimo.

En mi furibundo pero amable mail le he comentado algunas cosas de tipo, digamos, trascendente. Se habla de cacharros como el Kindle como la última maravilla mundial por permitir almacenar cienes de libros en su interior. "La clave de la felicidad está en la limitación", dijo Goethe. Porque, amigos, resulta que el gran placer de un libro es que solo tenemos ese en nuestras manos, en ese momento, y no otros muchos. Quicir, se excluye esa posibilidad zumbona del zápping constante, del tener todo y no tener nada. Tener un libro, uno solo, entre las manos, es algo milagroso precisamente por su limitación. Como tener a una mujer y no tener a todas, coña ya.


Le he apuntado, en el mail, algo de mi teoriílla sobre las tres realidades o vidas que vive el hombre actual, y que desarrollaré en ulteriores post (espero que no me las copie nadie, estoy orgullosillo de esta codificación simple pero resultona):

-La vida real (no hace falta explicarla)
-La vida ficcional (libros, películas, fórmulas matemáticas, arte, representaciones, evocaciones, periódicos en papel, fotografías en papel, recuerdos...)
-La vida virtual (Internet)

La vida ficcional tiene un valor mayor que la vida virtual, como la vida real tiene más valor que las anteriores, se pongan como se pongan los gurús de turno. Creo que nadie negará que es más intensa y sana la vida real que la vida en Second Life (virtual). O que es más real una conversación face to face que una en Messenger.
Así que los intentos por llevar la vida ficcional (libros) a la vida virtual (Kindle, internet, black berrys y demás), no dejan de ser degeneraciones de un acto sublime, hermoso, único y bello per se como es la lectura. Además, el negocio editorial generará, en 2012, unos "10 billones de euros", "justo delante de Intenet y la televisión", según dice Juergen Boos, director de la Feria del Libro de Frankfurt.

Quien no lo quiera entender que no lo entienda, pero yo me comprometo a cantar, en desnudo integral, con un Kindle tapando mis partes, La bien pagá de Miguel de Molina en la plaza Mayor de Madrid si dentro de cinco años TODOS leemos a través de Kindle o similares dispositivos.

Palabra de náuGrafo.

Comentarios

  1. Yeah!! Me molan estos posts en los que meter caña. A ver a ver, vayamos por partes que hay mucho que comentar.

    1)El kindel solplesa para mi que no tiene nada que hacer contra los libros. No de momento. No en nuestra generación. Yo no me veo leyendo un libro en una pantalla. Es más, el otro día me fui a leer un relato corto (unos 8 folios) de Borges en Internet y no pude. Me los tuve que imprimir, no por incómodo, que también, sino por el placer de tener el papel entre manos, y por qué no, hacer anotaciones al margen. Además, con que vamos a decorar los cuartos de estudio, ¿con carcasas del Kindle? ¿Abanicos, cerámica, cabezas de toro o jabalí? No hay como el calor de un cuarto forrado de libros. Iba a decir que plataforma anti-Kindle, pero no va a hacer falta.
    2)aldeanismo.com muy bueno. O barradebar.org o tertulianos.tv. El mundo está lleno de listos. Que no estoy en contrar de dat opiniones en casa, pero de ahí a ser titulares va un paso grande, pero a ciertos editores no les importa tirarse a la piscina, total, nadie se va a acordar de estas pifias. ¿O sí? http://ertolete.wordpress.com/2008/12/14/las-10-grandes-profecias-tecnologicas-que-jamas-se-cumplieron/
    3)Sin embargo, espero que el Kindle triunfe y así presenciar su inicio en el mundo de las performances. Aunque yo no soy muy de Molina...

    Saludos desde la Condomina!

    ResponderEliminar
  2. Ese molusco, siempre al pie del cañóngg! Leídas las profecías, y yo creo que se quedan cortas y todo. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Lo primero es lo primero, y tenía ganas de decirlo. La SER ha suprimido su programa de cine justo cuando cumplía veinte años, y que yo oía desde hace más de la mitad de ese tiempo, por no decir más, que casi estoy seguro. Partiendo de esa base, cualquier cosa que ocurra en esa emisora me la pela. Qué le den, y que revienten con el fútbol que nos va a salir hasta por las orejas. Punto.

    El kindle me suena a huevo kinder. Muy poco serio y nada práctico. Me resulta engorroso y poco sostenible. ¿Alguien se ha parado a calcular cuanta energía haría falta para recargar diariamente estos chismes? No sé por qué a toda la tropa izquierdo-ecologista le pone tan cachondo este trasto la verdad. Un misterio. Soy un demodé.

    Un libro talará árboles, que con repoblarlos, está resuelto el problema, y después no hace falta nada más que ganas para su uso: hoy y dentro de doscientos años. No deja de ser un recurso renovable la madera, pensándolo bien.

    Hablaba de esto el otro día en casa para pontificar sobre que el ser humano se encamina tan rápidamente hacia la ausencia de todo soporte que como a esto de la informática le de por contagiarse de un virus cabrón, nos deja en bragas para los restos.

    Tenemos cartas almacenadas en los buzones de los correos electrónicos que antes eran guardadas con goma en un cajón, fotografías que llenan memorias externas y que como les de por petar, nos quedamos sin los álbumes guardados en los estantes del salón que ya no existen. Escritos en Word que si se queda la pantalla en negro ahí se quedan, para los restos de ese agujero negro que es la informática en un día hijoputa. Música que ya no existe y películas que no ocupan... igual. El mismo sino.

    Me acojona mucho esto de que todo lo que somos esté almacenado en un único compartimiento, con el peligro de que si fracasa, se va todo al mismo tiempo por un único desagüe. Hay una máxima entre los inversores de bolsa que dice que no hay que poner todos los huevos en la misma cesta... y aquí creo que van a tener razón.

    Prudencia majestad, prudencia (coño); pero el ser humano es de todo menos eso, prudente.

    Por cierto... al entrar en el post con ese que noooooo, que nooooooo en negrita pensaba que te habías vuelto un moderno y que te había dado por el culto a Deluxe. Qué cosas me da por pensar a estas horas... como lo de que al Chema del que hablas, yo había leído Chepa (Doctor... la cornada es mufuerte...).

    (Yo por llevar la contraria me piro a Paris cinco días el martes, cuando todos vuelven... ¿Dónde estarán esos articulillos tan buenos que has dedicado a París? Por tirarme a ver cosas nuevas, que el sarampión turista de cola en el Louvre ya lo pasé en varias escapadas anteriores... por fin. Básicamente necesito un café, una librería, un restaurante y una guía... que estoy griposo y vago. ¿Es mejor Hemingway o Vila-Matas? ¿O ninguno de los dos?
    Muchas Garcias. A sus pinreles y que tenga unos buenos rezos y resurrecciones varias de pro. Me piro al catre a sudar el trancazo. AAAAAAAMMMMMEEEENNNNN)

    ResponderEliminar
  4. Contesto rápido: estoy justo leyendo a Vila-Matas, 'Exploradores del abismo'. Para ir a París te recomiendo 'Doctor Pasavento' y una visita -obligada- a la rue Vaneau, post-lectura de mis posts, jaja, sobre la susodicha calle.

    ResponderEliminar
  5. Esa canción creía que era de Los Planetas; me extrañaba que me gustaba. Luego me dijeron que era de De Luxe, que no, queno, que nooooooo

    ResponderEliminar
  6. ¿Lo de La bien pagá es por algo en concreto? ¿Cuánto cuesta la mierda de cacharro ese? Nunca me intereso por el precio de las cosas que no voy a comprar, pero se me ha despertado una extraña curiosidad.

    ResponderEliminar
  7. Lo de la Bien pagá no es por nada en concreto, sólo por que ahora soy fan de De Molina, adelantado a su tiempo, pionero, ser libre, que pagó con el destierro su vanguardia insoportable.

    Y el cacharro creo que vale unos 300 leuros.

    ResponderEliminar
  8. Muy atinado lo de los tres planos de realidad.
    Respecto al chisme, será otro engorro más por el que sugrir: que no se me pierda, que no me lo roben, que no me quede sin batería, que no se escacharre, que no se me borre nada, que no se me quede obsoleto, que si "personalizarlo", que si regalarlo o no regalarlo... bastante tenemos ya con móviles, ipods, portátiles, nintendos y similares.
    Pero claro, yo era de los que decía que en mi vida iba a tener móvil... De todos modos, estoy casi seguro que si de mí depende podrás pasear por la Plaza Mayor decentemente vestido y cantar sólo si te apetece.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Gracias Jaume y bienvenido por aquí (joer, se me hace raro saludar a lectores nuevos: fenómeno este cada vez más raro, me lo tendré que mirar).

    Tienes razón: seguro que estás leyendo y te asalta un anuncio de Compresas para poetisas o las últimas descargas ya disponibles de Despido Leire, así como sus últimos sonetos de amor desesperado.

    Es cierto que todo tiene a su desapareción física, como apuntaba Contenedor: ya no tenemos cds, por ejemplo, ni películas, casi. Pero los libros son otra cosa, COÑOO, porque MENSAJES y SOPORTE están ya perfectamente fundidos en uno, el libro, Y YAAAAAAA.

    Que el cacharro puede ser curioso para ciertas cosas, pues igual; para viajar, yo que sé. Pero no acabará con el libro, nooo, no es nostalgia reaccionaria, es sentido comúnn, cojonheeeeen. (No sé por qué me exalto yo solito..)

    ResponderEliminar
  10. Estupenda cita la de Goethe.

    Lo has dicho todo. No creo que aparatos lectores desplazen al libro.

    Yo, con lo que alucino es con el erre que erre en el que se muestran empeñados muchos medios para que la realidad de la lectura a través de una aparato móvil se haga carne.

    Leer en pantalla es muy cansado y eso que lo he intentado con PDA, miniportátiles y móviles de enésima generación. En pantalla picoteas, en pantalla cuesta trabajo concentrarse. En pantalla recoges información como los pavos. El libro te asienta, te desconecta...

    No creo en esa revolución. Lo digo aquí también: mira que si se va la luz de verdad...

    Libros, leed libros de papel.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro del consenso; no volveré a sacar el tema, porque ya huele, me autocitaré a mi mismo con este post cada vez que salga el tema del Kindle (vaya nombrecito, por otra parte) y otra cosa.

    Pero sí, no sé qué interés errequeerreístico hay en los media, yeah, en publicitar al aparato. Bueno, uno que yo me sé: llenar contenidos. Y generar debate: que es rentable en términos de mk. Me planteo ahora si el objetivo de los medios no es informar, sino provocar, generar discusión, para tener viva la cosa.

    Se de un periódico, que dirige uno de Logroño, que desde luego tiene clara esa idea de la prensa como generador de (rentables) polémicas. En papel y en digital.

    ResponderEliminar
  12. ¿Y qué será del Bookcrossing? La SGAE ya se ocupará de ello, me temo.

    300€... joder. Pues sí que es caro el chisme ese.

    ResponderEliminar
  13. Da vértigo imaginarse un mundo sin libros. Adios a las librerías de viejo, las ferias de saldos, las bibliotecas.

    El mundo será monocolor, como todas las entradas de concierto que se venden hoy.

    ResponderEliminar
  14. Hoy se va a más conciertos en vivo que nunca.
    Hoy se va más al teatro que nunca.
    Hoy se lee más que nunca.
    Hoy se hace el amor más que nunca.

    ResponderEliminar
  15. Yo digo que se folla menos que nunca (en parte por culpa de tanto aparatito, a saber: un mensaje inoportuno en pleno coito, el despertador mal programado, un tren que casi se pierde, la Termomix silbando a pollo chamuscao...) Sí, se folla menos. Lo que pasa es que ahora se habla más que nunca de lo que se folla o deja de follar, costumbre que, por otra parte, me parece extremadamente vulgar y síntoma de una mal gestionada revolución sexual femenina. Nos sorprenderíamos si pudiéramos conocer el contraste entre lo que se folla realmente y lo que se habla de sexo.

    ResponderEliminar
  16. hoy tengo más sueño que nunca,
    hoy el mundo me da más asco que nunca,
    hoy me duele la cabeza más que nunca,
    hoy tengo más ganas de tirarme por el balcón que nunca,

    ResponderEliminar
  17. vivan los libros también,
    hoy,
    más que nunca,

    ResponderEliminar
  18. Hoy se comen más kebaps que nunca.
    Hoy hay más conexiones usb que nunca.
    Hoy hay más divorcios que nunca.
    Hoy es más futuro que nunca.

    ResponderEliminar
  19. Hoy es más futuro que nunca
    Hoy es siempre todavía
    Hoy es presente, pasado y futuro.
    Como siempre, allways, all-the-days, toujours, tous-les-jours.

    ResponderEliminar
  20. Y déjate de balcones, Asustao.
    Hoy te necesitamos más que nunca.

    ResponderEliminar
  21. ¿Qué fue de aquel anillo vibrador que te lo metían hasta en los kellogs? Pasó a mejor vida... la tecnología parece que a veces no es el camino... ni el fin. Pasará lo mismo con el kinder, que la gente que leemos libros somos un poco raros.

    Hoy está más cerca la permanencia.

    ResponderEliminar
  22. La permanencia de quién, ¡coño!
    No conseguimos ganar ni al Numancia, vamos último y de culo a Segunda. ¡Por Dios! Un respeto.
    pd. Muchísimas gracias por la referencia, muaaaaaaag!!!!

    ResponderEliminar
  23. Estupendo post, muy buena la clasificación de las realidades. Paténtala antes de que algún filósofo te la robe...Hoy se va más al teatro, al cine, a los musicales, pero no sé si se lee tanto y desde luego el sexo menos porque estamos repletos de estímulos hedonistas por todas partes. A ver que pasa con la crisis. De momento se viaja algo menos, los musicales tienen menos asistencia y en el 2009 la cifra de nacimientos en España será superior a la de 1983.

    ResponderEliminar
  24. Rosa, ¿se va más al teatro, al cine, a los musicales? ¿Más que cuando? Las últimas cifras de espectadores de cine publicadas en Diario de Navarra muestran un descenso espectacular desde hace unos años.

    ¿Y la televisión? ¿La ven mucho los jóvenes entre 20 y 30 años? Carezco de datos estadísticos, pero por lo que veo en casa prefieren el ordenador a la televisión.

    ResponderEliminar
  25. Que el más viejo del blog salga en defensa de estos avances tecnológicos no deja de ser paradójico. Como también lo es el que leamos en la pantalla del ordenador algo contra los libros que podemos leer en la pantalla de un Kindle (kind en inglés es bueno, agradable, amable).

    Por otra parte es normal que en un programa dedicado a las novedades tecnológicas hablen del libro digital, lo que resultaría asombroso es que nos hablaran de la gran innovación introducida por Gutenberg en la imprenta al inventar los tipos móviles.

    Predecir es difícil, sobre todo cuando se trata del futuro. Si se trata del pasado ya es más fácil y se podría asegurar que la imprenta acabaría con los manuscritos y aquellos maravillosos dibujos miniados.

    Dice el Náufrago, resulta que el gran placer de un libro es que solo tenemos ese en nuestras manos, en ese momento, y no otros muchos. Si el libro lo leemos en casa tenemos al lado decenas y aún centenares de libros en las estanterías de nuestra librería. Incluso en la misma mesilla de noche suelen acumularse, sin saber como, media docena de libros que hay que devolver al redil junto a los suyos.

    Esto de libro digital no hay que tomárselo como algunos se toman la ley del divorcio o del aborto. A nadie se obliga a tener un libro digital, ni a divorciarse, ni a abortar.

    Se pregunta el Contenedor Amarillo si alguien se ha parado a calcular cuanta energía haría falta para recargar diariamente estos chismes. Se ha preguntado él cuanta energía se consume en repoblar, cuidar el bosque, talar, transportar, transformar en papel, elaborar la tinta, imprimir y reciclar el papel. Por no hablar de las papeleras. Recuerdan el olor fétido de la Papelera de Tolosa cuando íbamos a San Sebastián por la antigua carretera.

    Yo uso una radio analógica muy sencilla comprada en Muji que se carga por medio de una manivela. Unas vueltas de manivela y tres horas de recepción. Ya hay ordenadores portátiles que funcionan así y el último movil desarrollado en Corea de Sur se recarga con el calor de la palma de la mano.

    ¿Quién no ha perdido las fotos familiares que sed guardaban amorosamente en una caja de zapatos en uno de los varios cambios de casa? Hoy día todas mis fotos y todos los documentos que quiero guardar están guardados en tres sitios de manera automática: en el disco duro del ordenador, en un disco externo y en la Nube de MobileMe. Es improbable que los tres fallen a la vez.

    Y para todo esto, Contenedor Amarillo, necesitamos conexiones a Internet de 100Mb/s cuanto antes. Nos conformamos con 20Mb/s, pero de ahí a los 3Mb/s que todavía disfrutamos en nuestro retiro campestre hay un abismo.

    ResponderEliminar
  26. A iulius felix:

    1. Después de este comentario de unas 1000 palabras a mi no me queda claro ni si te gusta o no, ni se le auguras un buen futuro o no.

    2. Comparas un libro con un blog. Error. No tienen nada que ver el uno con el otro. Libro: largo e unidireccional. Blog: corto e interactivo.

    3. Nadie se ha quejado de que hablen en un programa de tecnología sobre el Kindle, sino de que se atrevan a dar grandes ttulares proféticos. En un programa sobre tecnología te tienen que hablar de las características del Kindle, no del éxito que tendrá en el futuro, cose que nadie lo sabe.

    4. De acuerdo en: energía utilizada, almacenamiento de datos en ordenadores.

    ResponderEliminar
  27. A Molusco.

    1. Me parecía irrelevante si a mí me gustaba el Kindle o no, si lo tendré en un futuro o no. En principio me gusta todo lo nuevo. La radio, la televisión, el ordenador, internet. Lo que no me gusta es que la tecnología vaya tan lenta y sobre todo la implantación de estas nuevas tecnologías. ¿Cuánto se ha tardado en implantar la televisión digital terrestre? ¿Cuándo emitirán todas las cadenas de televisión en formato 16:9?

    2. La comparación con el diario era solamente por el uso de ambos, como soporte, de una pantalla, aunque está muy mejorada para la lectura la del Kindle con respecto a la de los ordenadores.

    3. En el artículo del diario se habla de la irritación que le produce al Náufrago esa modernería ceniza y agorega, listilla, en el fondo, de dar por hechas unas realidades tecnológicas a las que les falta mucho para ser verdaderas realidades tecnológicas. Que sean reales, y ya analizaremos entonces.

    Esa realidad tecnológica ya es una realidad en países más avanzados que el nuestro con más de 250.000 publicados en este formato. ¿A alguien le molesta leer la Wikipedia en la pantalla de su ordenador? A propósito de Wikipedia. Frente a los escuálidos 463.627 artículos en español, en inglés hay 2.840.406. Y la extensión y detalle de los artículos nada tienen que ver a favor de la versión inglesa.

    Se critica también el hecho de que pueda almacenar cientos de libros. También se puede llevar sólo uno en su memoria si uno no quiere caer en la tentación de saltar de uno a otro.

    4. De la energía sólo añadir que nuestros Kindle en Navarra se recargaría a buen seguro de energía de origen hidrológico, eólico o fotovoltaico.

    ResponderEliminar
  28. A iulius y Molusco:

    Agradezco vuestra contribución al debate y la nueva leña echada al fuego, pero me mantengo en mis trece y en lo expuesto allá arriba. Y digo yo, pudiéndote llevar el libro en sí: para que vas a ponerte a vaciar memoria, instalar el chip con el libro en cuestión, cargar el aparatito, la funda por si se mancha con las moñigos de vaca (pongamos que uno lee en el campo), el limpiador de pantalla por si ésta se ensucia, etc, etc, etecé.

    Es más, así un poco por provocar y jugar también a los agoreros, pues auguro lo siguiente:

    Ivlius Felix se comprará el Kindle, jugará con él unas semanas y, al cabo, volverá a la pilita de libros de la mesilla del salón o la mesa. ¿Qué apostamos, qué apostamos, la vida es un juego y hay que apostarrr, naninananana....

    ResponderEliminar
  29. Al Náugrafo.

    No sé si me compraré un Kindle, mis preferencias actuales son otras. Prefiero una moto y hacer la ruta del Loira, la de Aquitania o la de Portugal.

    No sé como funciona exactamente el Kindle, pero en mi iPhone los libros elegidos se descargan directamente de internet.

    Yo el iPhone no lo llevo en ninguna funda, ni llevo un limpiador especial para limpiar su pantalla (uso cualquier tela que tenga a mano, la pequeña bayeta de las gafas va muy bien). Todas las pegas que pones, incluidos los etc. son ganas de buscar inconvenientes que no tiene.

    En cuanto al consumo de energía, además de las ya señaladas en mi primer comentario, solo el consumo de una bombilla de 60W cuando no hay luz natural suficiente consume más energía que el Kindle. Te imaginas la gran ventaja cuando lees en la cama sin necesidad de molestar a tu acompañante.

    ResponderEliminar
  30. Leer de noche. Mira, una gran ventaja que no había comentado nadie hasta ahora. En el tren, por ejemplo. Aunque para eso, jejej, ya están los audiolibros del iPod.

    ResponderEliminar
  31. Para mí el verdadero engorro de un aparato así (iba a decir el verdadero peligro pero me he contenido) es que si efectivamente se pone de moda y se tiende a leer electrónicamente, acabaremos leyendo todos lo mismo, a saber, lo que le dé la gana publicar en formato kindle al repartidor de licencias de turno. Adiós a las literaturas laterales, las de pequeña tirada, a las ediciones críticas y a la poesía en general. Bienvenidos la divulgación de masas y los bestsellers. Uno dirá, "esto me lo bajé ayer del iLibex" y lo acumulará sin más, leerlo o no, otra cuestión. Tampoco me imagino a Salas Barbadillo o a Valle-Inclán siquiera en una kindle, la verdad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares