4.4.09

Domingos de Ramos

Acabo de escuchar en la radio que los equipos andaluces de fútbol han decidido jugar en sábado por ser este domingo el de Ramos. De ahí a obligarles a no comer carne en Cuaresma hay un paso, así por provocar un poquito, lo digo.

Creo que la única tradición religiosa que se repetía en mi ámbito familiar era la del Domingo de Ramos. Voy a hablar un poco de tan entrañable día porque Iñaki Arratibel me pidió algo de hiperlocalismo, así que toma hiperlocalismo religioso.

Este día llegaba un día de pronto, domingo para más señas, y la mente del niño, mi yo niño, entendía que empezaba el buen tiempo, los veranos, las piscinas y esas cosas. Esa mente sin referencias, ignorante de calendarios, veía en esa tradición repetida un signo que le era familiar. Se podría hablar mucho sobre los niños y la ubicación temporal, pero no seré yo quien lo haga.

Recuerdo que había dos tipos de palmas, que comprábamos en un sitio que no sabría decir. Quizá en la calle, la víspera. Los primos, los chicos, blandíamos esas de tipo palmeril, amarillo plátano empobrecido, minimalistas, hermosas en su simpleza. Las chicas solían portar esas otras ya elaboradas, barrocas, recargadas, de un ñoño que alcanzaba el paroxismo cursil cuando colocaban en ella caramelitos pendientes de fino hilo. Nada más duro para la retina infantil que una de esas niñas hijas de parejas bienpudientes navarros (prometo ulterior post al respecto), de progenitor directivo de la entonces Caja Municipal y madre ama de casa locoide y acelerada, de parloteo rápido y cigarrillos Winston en bolso y boca.

Los Baleztena colocaban su palmerón en uno de los balcones, y ahí se quedaba todo el año. Quizá la colgaron sólo una vez, cuando la primera Gamazada, y ahí se quedó, viendo pasar el tiempo. Pero para mí que la renovaban cada año. Nicolás, si estás ahí, confirma el dato.

Recorríamos la ciudad vieja, calle Curia, hasta coronar esa catedral situada en una especie de cima espiritual. (Siempre me gustó ver sus torres desde la cuesta de Beloso, en llegando de Francia, en una tarde de primavera, con cielos rojizos salaberrianos, por cierto.) Y nos hacíamos una foto que probara nuestra inmersión cristiana en los peldaños para luego dedicarnos a las correrías propias de la muchachada. No faltaba el momento cafetería, ya de vuelta, en los alrededores de la majestuosa torre de San Cernin. No sé si era Zucitola, denominación tan absolutamente idónea para ese tipo de cafeterías de provincias y señoras, Zucitola, donde las madres se entregaban al café y al cigarrerío. Hace poco pasé por ahí y descubrí que era otro espacio muerto. Me dio pena su defunción; me habría gustado internarme y pedirme un bollo suizo e introducir en su interior, a la fuerza, una chocolatina Nestlé.

Para compensar, quizá me compré un palmerón y lo cuelgue en mi balcón, rima intenna, para que vea pasar el (buen) tiempo. Feliz domingo, herpanos.

11 comentarios :

  1. pon una foto de entonces, en que salgas con la palma,

    y dedícamela, hala,

    ResponderEliminar
  2. Zucitola... ¡Qúe nombre tan difícil para un local! ¿La gente lo recordaba? "Quedamos en Zucitola", dirían. O quizá, como hacen ahora los chavales, lo abreviaban: "Nos vemos en Zuci".

    ResponderEliminar
  3. Gran post!! Me regodeo con los posts hiperlocalistas, y este se lleva la palma (eeeh!!). Y aplaudo la aparición de ese bollo suizo con chocolatina Nestlé.

    Y en cuanto a lo del fútbol y Semana Santa, y por meter un poco más de cizaña, recuerdo que las universidades de Pamplona son las primeras en acabar el curso por San Fermín.

    ResponderEliminar
  4. A mi me contaron que las palmas se ponían en los balcones por la creencia popular de que ahuyentaban los rayos en las tormentas.

    Zucitola es Zucitola... que en Pamplona somos muy nuestros, señoriales. Yo lo de las abreviaturas pijas no lo vi hasta entrar en la universidad: uni, facul, Faus, matricu... y alguna otra que habré olvidado por higiene mental.

    Yo era de milkybar.¿Tambien guardabas para el final esas tiras de crema que tenían los bollos suizos?

    Coño Molusco, a ver quién es el guapo que se pone a hacer un examen el 7 de julio, día, sea dicho de paso, laborable. Si lo sabré yo...

    ResponderEliminar
  5. Los comentarios deberían ser sonoros para que en este momento, 12.45 horas de este Domingo de Ramos, oiga usted el redoblar de tambores y el sonar de cornetas que pasa en este preciso instante por la plaza adyacente a la ventana de este salón. Ciudad Real se pasa Semana Santa en la calle, de procesión en procesión.
    Mi infancia recuerda una procesión de pueblo en la que era protagonista la burrilla de mengano, que cada año era prestada en ese día para tan transcendental y mísico evento (se sabía de la docilidad del animal, no fuera que saliese dando coces y la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén se convirtiese en una fractura de cadera del devoto y osado voluntario que debía ir en su lomo). Ya no sé si la tradición se rompió por la muerte de la burra o porque el señor cura consideró que lo de andar pidiendo los servicios de la burra cada año y alguien que se atreviese a subirse en ella guardando la seriedad que requería la ocasión era demasiado engorroso.
    Recuerdo también que ese domingo siempre se estrenaba algo, ya fuese una chaqueta o unos zapatos o unas braguitas, porque corría el refrán de que el Domingo de Ramos quien no estrena ni tiene pies ni tiene manos.
    En fin, manifestaciones de fe o de tradición, pero sbre todo, recuerdos y sensaciones de una cada vez más lejana infancia.

    ResponderEliminar
  6. César, Container, esta noche me ha venido a la mente el siguiente nombre de establecimiento pamplonica, que obecede similares estrategias de branding:

    Manterola.

    Ahí queda eso.

    El patio, yo descubrí la Semana Santa en su Ciudad Real querida, cuando me mandaron como plumilla a croniquear las más sagradas salidas procesionales de la ciudad: aprendí de palios, báculos, hermanos mayores y menores, primos sacros, pasos, costaleros, nazarenos y un montón de cosas que he olvidado. El público, muy exigente con esas cosas, no advirtió mi desconocimiento del tema, o sea que debió de haber algún tipo de ayuda divina para que metiera la pata en mis artículos santos.

    ResponderEliminar
  7. Joder... Manterola. Un clásico. A la altura de las pastas de Layana. El primer delikatessen de Pamplona que recuerde, junto a Casa Azagra, antes de que llegara el de nombre más impersonal Horno Artesano.

    Yo tengo uno de esos nombres que me persiguen sin saber muy bien por qué: Maganto. Era una especie de tienda-almacén de frutas y verduras, en Conde Oliveto, al lado de la antigua estación de autobuses.
    Radio Frías también de dejaba tonto cada vez que me paseaban de pequeño por el Paseo de Sarasate. Luego me compraban un corte de nata en Nalia y se me pasaba.

    ResponderEliminar
  8. BIen, bien, bien!!!
    Primera victoria de Osasuna fuera de casa en toda la temporada, y en Madrid. Saludos a los atléticos.

    oé, oé, oé, oééééééééé!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo hacia el mismo plan ese día, a mi abuelo no sé porque le encantaba llevarnos a agitar las palmas (incluso a mis primas que no están ni bautizadas) eso sí yo siempre tuve de las largas y lisas, jamás esas tan rocambolescas... seguro que hemos coincidido muchos domingos de ramos, tremendo el momento bollo suizo y chocolatina nestle... y yo me pregunto, es algo típico y común de la infancia o sólo de las infancias pamplonesas?

    ResponderEliminar
  10. En mi casa nunca hemos celebrado fiestas de tipo religioso salvo bautizos, comuniones, bodas y funerales, ni tampoco comíamos pescado en viernes.

    Si que son difíciles algunos nombres de establecimientos pamplonicas. Yo siempre me confundía con Zucitola y lo llamaba Zuquizola.

    ResponderEliminar
  11. También recuerdo el almacén de frutas de Don Daniel Maganto Caballero..., un clásico de la vieja ciudad.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs