200 millones

He escuchado en la radio que el nuevo ministro de Fomento, Pepinho Blanco, que vive ahora un idilio con Esperanza Aguirre, ha ordenado la puesta en marcha de las reformas de la estación de Atocha, en Madrid, para el futuro AVE Madrid-Valencia. Precio de la operación: 200 minolles de eurazos.

Después de comer, he visto un cartel en la calle Minas, del Club de Creativos, con todo monedas de euros conformando un gran euro. ¿Y si hubiera sido la peor idea de los últimos años?, decía el cartel. Creo que hacían referencia a esa propuesta suya de las mejores y peores ideas de los últimos tiempos, como la de no llevar a Raúl a la Eurocopa, quitar la mili, mandar callar a Chávez o el matrimonio homosexual (mejores ideas), junto a las de construir un aeropuerto en Ciudad Real, la zona azul, ser ministro de Justicia e irse de caza sin licencia o la niña de Rajoy (peores ideas).

200 millones para un proyecto de ampliación de la estación. Mi ignorancia en materia de infraestructuras me impide lanzar aquí un grito de escándalo, y sólo puedo aspirar a una leve suspicacia retórica. 200x166 = 33.200 millones de pesetas.

Recuerdo hace pocos años cuando pagar 600 millones por fichar a un futbolista ya era un precio galáctico insondable. Nuestcho Osasuna, eso sí, seguía comprando en el 'Lidl futbolístico', sus polaquitos, serbios y uruguayos cerca de la retirada, por precios del tipo 50 millones.

Se rumorea que Florentino Pérez querría fichar a Cristiano Ronaldo por 35 millones de euros (35x166= 5.810 millones de pelas).

A mí todo esto se me escapa un poco, y cabría plantearse si el asunto del euro ha sido un hallazgo que nos hace más libres o una losa que nos hace más esclavos. Si la reforma de una estación, por mucho que Obama alabe el AVE por aquí y por allá, sale a 33.000 millones de pelas, es que los tiempos cambian que es una barbaridad, señora. O que habría que ver en qué se reparten exactamente esos 200 kilos, quien gana los concursos y qué grado de pasteleo hay en todo esto. ¿Es un precio realmente austero o redondeamos al alza, total, es inversión pública, qué más da poner 150 que 200?

Si hay algún ingeniero en la sala, que hable ahora o calle para siempre. (O alguien que trabaje en ADIF, y no miro a nadie, pues también.)

Comentarios

  1. A mí me parecen pocos. Hay que hacer pedagogía y dar visibilidad al euro.
    Además, estas cantidades tienen una segunda ventaja: son eficaces. Si te conceden, por ejemplo, una pequeña ayuda para financiar una investigación, te reclaman, a cambio, tanto papeleo que es imposible dedicarse a otra cosa que no sea rellenar plantillas y formularios. No puedes investigar En cambio, cuando hablamos de 200 millones... pues hay dinero para todo, incluso para trenes que funcionen.
    En realidad, en España sólo funcionan ya tres cosas: El Corte Inglés, porque lo sabe todo el mundo; la Guardia Civil, porque lo sostiene Conde Pumpido, y el AVE, porque lo digo yo, toró, torororó.....

    ResponderEliminar
  2. Te has puesto tan irónico (creo) que al final no he entendido el fondo de tu idea... O sea, que bien o que mal?

    ResponderEliminar
  3. Yo, como no soy ingeniero, te planteo otro tema púbico a debatir y del cual me interesa saber tu opinión: ¿qué te parece la "drástica" reducción de publicidad que ha anunciado Xapatero para TVE? Tema con muchísima miga, amigoooooooooo...

    ResponderEliminar
  4. A la espera del ingeniero, te diré que me parece muy bien la decisión, pues TVE se parece en todo a T5 y A3 excepto a que la pagamos todos, así que lo de tragarse la misma chapa publicitaria, pues como que no.

    Pero vamos, tan "drástica" que se trata de un minuto menos por hora, quicir, cuatro anuncios menos por hora, o sea que con eso te digo tó.

    ResponderEliminar
  5. Nada de ironía, pero nada de nada. Aquí sólo funciona aquello que mueve mucho, pero que mucho dinero... el resto está atado a la dura silla de la burocracia. Las grandes decisiones precisan números redondos y muy, muy grandes. No es ingeniería, amigo, es política!!!!!!!
    ¿Lo de la televisión? No es buena administración, o economía, amigo, es política!!!!
    Sin ironías. Con toda la seriedad de la que soy capaz. Si 200 millones van a permitir que los aves sean de las pocas cosas que van a la hora, pues 200.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Laporte, 200 millones se quedan cortos. Vamos a echar cuentas: de esos 200 millones, unos 30 ó 40 se perderán en el ministerio de Fomento entre papeles, cajones oscuros y demás; otros 50 pulularán por la Conserjería de Obras Públicas de la Comunidad de Madrid hasta que, por obra de nuestra presidentísima, desaparezcan en alguna caja de cuyo nombre no quiero acordarme. Después habrá que pedir licencias al Ayuntamiento de Madrid, cortar calles y demás, total, que se nos van otros 40 milloncetes por ahí para pagar alguna boda. ¿Qué nos queda? 70 milloncillos de nada, que se los adjudicamos a ACS para que haga las obras y, de paso, compre a Cristiano Ronaldo.

    ResponderEliminar
  7. Como no tengo ni idea de ingeniería hablaré de fútbol que junto a los mencionados Aves y el Corte Inglés es lo único que vertebra a España.

    Roberto Ríos fue fichado por el Athletic de Bilbao en 1997 por 2000 millones de pesetas (12 millones de Leuros para los más jóvenes y jóvenas)

    En 1998 el Betis fichó a Denilson por 5300 millones de pesetas (unos 33 millones de leuros)

    Pues eso, por comentar.

    ResponderEliminar
  8. Ahora que lo dices, me acuerdo perfectamente de los 2000 millones por Roberto Ríos (venía del Betis, creo, calvorota) y me suena de lo Denilson, que creo que fue el fichaje más alto jamás pagado. El Guggenheim, ¿en qué puesto juega?, costó unos 20.000 millones. Causó escándalo en la población vizcaína, pero luego su rentabilidad turística dejó en evidencia a los segurolas presupuestarios. En fin, pues eso.

    ResponderEliminar
  9. Nacho, has dado con la aritmética presupuestaria al dedillo. Ten cuidado, que te ficha cualquier partido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares