1.4.09

1 de abril de 2009

Ayer martes no me enteré, o los medios, en general, han estado menos insistentes con la efémeride que en otras ocasiones similares. Hecho que hace que podamos celebrarlo sin la carraca mediática que acaba desgastando ese punto de novedad que debe de tener todo homenaje, todo recuerdo, todo echar la vista atrás.

Hace setenta años, tal día como hoy, los españoles dejaron de matarse entre ellos. Al menos bajo ese código 'discutible' pero con parecidas leyes que es una guerra civil. A partir del 1 de abril de 1939 llegó la paz, sí, pero una paz armada, una pacificación. Era España, Año Cero. Porque no olvidemos que, según leo en este momento en el muy recomendable Hasta la raíz, de Javier Rodrigo, "fueron 50.000 los fusilamientos y ejecuciones entre aquel fatídico primero de abril de 1939 y ese otro no menos fatídico 1948. A los vencidos que no se exiliaron, que anhelaban reconstruir sus vidas y familias tras tres años de guerra, se les negó ese derecho condenándoles, en cambio, a la marginación y humillación social, laboral y económica. Las paz solamente llegó para los vencedores, para los vencidos solamente hubo Victoria".

Buscando en dos segundos un dato que diera fuste a mi post-homenaje, he caído de manera milagrosa en esa cita, de entre las más de 250 páginas del libro. Lo veré como un símbolo.
Y hoy sí que habría que dedicar un día entero de silencio, un verdadero mute day, en memoria de esos 50.000 tipos que, fehacientemente, me temo que son datos más que registrados, fueron aniquilados para salvaguardar la paz. No apostó a pequeña, el dictador, en materia de imponer el orden por la fuerza.

Hoy estamos bien, pero no está de más tener en cuenta que a muchos miles no les fue tan bien, y que la guerra no acabó exactamente el 1 de abril. La contienda igual sí, la guerra no.

21 comentarios :

  1. Buenoooo... Javier Rodrigo. El que faltaba. ¿Y éste dicen que es historiador? Con todos mis respetos, el historiador es el que utiliza el método histórico para sus investigaciones, basado sobre todo en las fuentes como elemento primario para hacer historia, cosa que el citado escritor, según sus propias palabras, muchas veces no ha usado. Cuando le resulta imposible sostener sus afirmaciones con datos, resucita a Cide Hamete Benengeli y asunto finiquitado. Por ello, a mí no me merece ningún crédito.
    Cualquiera puede rajar a un tío anestesiado con un bisturí, pero de ahí a llamarlo cirujano...

    Y como sé de qué va esto de meterse con ciertos popes seudo-culturales-ideologizantes, que tanto mal hacen al estudio de la Historia, paso a continuación a enumerar mis justificaciones, que las polémicas guerracivilistas que no estén enmarcadas en lo académico ya no me interesan:

    Condeno a Franco, el franquismo, el totalitarismo, el nazismo, el comunismo, el fascismo (incluso el istmo de Panamá), las dictaduras, la violencia, las penas de muerte, toda clase de falta de libertad, los dogmas, los eslóganes, el creacionismo, el cambio climático (anteriormente llamado calentamiento global, pero con el frío que hace últimamente ya no hay huevos), las matanzas de focas, de ballenas (las de cerdos he de confesar que sólo en teoría, que en la práctica aún no he conseguido desengancharme de los ibéricos), el colesterol, el tabaco, la postura del misionero (y a mi que muchas veces me mola, soy un sentimental...), las grasas saturadas, el alcohol, las coles de Bruselas, la recogida de musgo para el Belén, los peluquines, el relleno de los sujetadores, las pestañas postizas, las fajas reductoras, los calcetines blancos con chancletas y mil millones de etecés más.

    Bonsuar.

    ResponderEliminar
  2. Container, cuando entras en la 'acid hour' no hay quien te pare, ciertamente.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá despertara la mitad de interés la Hispania romana, por ejemplo, y de cómo un tipo nacido en Hispalis, Trajano, pudo llegar a ser el mejor emperador de Roma, después de Augusto. Llevo una temporada siguiéndole la pista, creador del mayor lecrerc del mundo antiguo por cierto, y me tiene flipado. No todo iba a ser caos y destrucción. Jeje...

    De todas formas, tampoco he sido muy bestia (creo), sólo he dicho que como historiador me parece un poco vedette. D e todas formas de la guerra civil hace tiempo que ya sólo leo con interés a los hispanistas extranjeros, mucho más asépticos.

    ResponderEliminar
  4. Ya, ya, pero es que hay ciertos temas, no sé, la muerte, en que la frivolité y las coles de Bruselas no casan, estarás conmigo. Para una vez (o dos) que me pongo en plan Padre Marino...

    ResponderEliminar
  5. Las guerras nunca se acaban, señor Laporte, prueba de ello es su post homenaje tras sesenta años. Celebrar tal fecha que dió paso a una dictadura de cuarenta años, como que mismamente no procede, a mi humilde entender. En el día de hoy, y en medio de tan río revuelto en el que se ha convertido nuestra joven democracia, lo que hay que celebrar cada día que sale el sol es el principio de nuestra Libertad, tome ese día como el de nuestro primer referendum tras la muerte del dictador, o el día de la tan vapuleada Constitución que hacía de España y de los españoles (repito, hacía de España y de los españoles, Toda y todos) un país democrático y unos ciudadanos libres, esa libertad que hace posible la existencia de este post, del comentario de contenedor y de este mismo comentario sin que mañana nadie venga a buscarnos y darnos un paseillo. Por tanto, tal día como hoy, como ayer y espero que como mañana, desde hace ya unos treinta y pocos años, este país no sé si ya no está en guerra pero disfruta de uno de los dones más preciados de cualquier estado, la Democracia y con ella, de su Libertad.
    Muy buenos días.

    ResponderEliminar
  6. ¿No procede honrar a los miles de españoles represaliados tras setenta, que no sesenta, años? ElPatio, últimamente no sé que LA pasa.. (laísmo madrileño puesto por decoro poético).

    ResponderEliminar
  7. ¿A quienes queremos honrar, señor Laporte? Si pretendemos honrar a quienes usted dice y yo, por supuesto, comparto, ¿cómo hacer eso recordando la fecha que supuso el comienzo de su yugo? El final de la guerra fue el comienzo de otra guerra más íntima, la seguir viviendo con los vencedores, acallando, acatando, sometidos... Creo que los dos decimos lo mismo, y no es que a mí me pase nada, es que "le o lo" leo fatal últimamente, no intuyo sus renglones torcidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Está claro que hablamos de lo mismo, El patio, no me busque usted las cosquillitas, que la veo brava y belicosoide (con cariño y sin acrituz). No veo nada malo en honrar en tal día, a las víctimas de Hiroshima y Nagasaki, por ejemplo, se les honró a los 60 años de caer el bombazo, un 6 ó 9 de agosto -no recuerdo- de 1945. Y no creo que ese fuera un día muy feliz en sus vidas, precisamente.

    Esta discusión me parece muy española, muy de propiedad en los afectos y en los homenajes, muy de AVT y, sinceramente, me repatea un pelín bastante. Al que no me guste mi humilde homenaje a los miles de fusilados impunemente, pues mire, lo siento. Hale, ya me he cabreado yo mismo. ciao

    *Le invito a leer un post que escribí hace años, titulado 'Cainismo de andar por casa'. Con el titulo ya es suficiente.

    ResponderEliminar
  9. En España aún no hemos vengado las tropelías de los fascistas. Obviamente, están casi todos muertos a estas alturas, y sería un poco ridículo disparar contra fantamas. Pero quedan todavia unos cuantos hijos de puta paseándose por los salones de nuestra democracia. Al paredón con ellos.

    ResponderEliminar
  10. No se me encienda, hombre, que lo bonito es la "discrepación". Da vidilla y agiliza la meninge.

    ¿Sabes por qué pienso que estas fechas y esas cifras no sirven para nada bueno? Porque en esos 50.000 ejecutados están metidos a peso los inocentes y las bestias pardas, los otros criminales de guerra, o de retaguardia. Y en este país, quien más o quien menos, tiene una historia de miedo de algún familiar torturado o ejecutado también por ellos, por los rojos, por los que se decían defensores de la legalidad vigente a golpe de sacas y de chekas.
    Error garrafal, por cierto, y creo que meollo del asunto, ese de no cribar a los inocentes en ese mondongo, desterrando a los asesinos asesinados al infierno, para, ahí sí, honrar todos, como se merecen, a esos pobres inocentes pasados por la quilla injusta y salvajemente. Supongo que es por la falsa creencia de que por inflar las cifras, la razón iba a ser mayor, o más legítima. Cuando la verdad es que la razón es la razón y la legitimidad es la legitimidad, sean uno o cien mil los muertos.

    Aquí no hay, como visión mayoritaria del asunto, creo yo, republicanismo o franquismo o comunismo. Aquí lo que hay son cosas más simples, historias más pequeñas, animaladas a familiares concretos, y no tanto una cosmovisión, como quieren hacernos creer algunos de los actuales políticos para sacar su tajada, esa sí que bien real y del siglo XXI: cochecito con chofer, sueldazo y restaurantes caros... y a vivir que son dos días, y si el pueblo quiere sacarse otra vez los hígados, mientras me sirva para mis fines, que se los saque.

    Fíjese que incluso yo tengo, por ejemplo, hasta un pariente fusilado al principio de la guerra en Paracuellos, intelectual bastante conocido por cierto, con lo lejos que me pilla el asunto y el lugar... Y otro, ese era rojo, huido a Francia y que mi abuela creía, que pudo terminar en algún campo de concentración nazi por ciertos rumores que no vienen al caso. Imagínese que otras historias de terror puede haber por ahí, en cualquier otra familia, de las normalitas, digo, parecida a la mía y que se han quedado enquistadas en el imaginario de la prole.

    Sobre este asunto, la solución, que seguramente no será la mejor, pero al menos pienso que es la única viable, es el olvido, porque la otra que se me ocurre, la asunción de responsabilidades conjuntas para conseguir una reconciliación verdadera, asumiendo las bestialidades del otro y las propias como un todo, en España, tierra de odios atávicos, es imposible. Somos gentes de unicejo poblado. Es lo que hay.

    Y espero que quede claro, que es lo que quería afirmar, y que por mi torpeza veo que no he conseguido, con la retahíla irónica de coles de Bruselas y demás correcciones políticas de las que huyo como de la peste, que no soy un peligroso facha, ni un rencoroso, ni un cerril, ni un loco violento por no viajar con la corriente. Simplemente intento ver las cosas desde otro punto de vista, el mío, e ir a mi bola, respetando como no podía ser de otra manera, las opiniones de los demás; y sin ninguna acritud, no jodamos, que uno es de pueblo pero poco dado al bestialismo agropecuario.

    Espero haberme explicado esta vez algo mejor. Y si no ha sido así, seguiremos intentándolo, que para eso somos civilizados (o lo parecemos... ja ja ja).

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Contenedor, por tu comentario. Yo lo que no entiendo es por qué hay gente que le jode que se recuerde a esa gente represaliada. A ver, si no es por revanchismo, sino por un simple sentimiento solidario, coño, que no es tan dificil de entender. ¿Debemos olvidar el Holocausto para que no se molesten los alemanes de bien de hoy? ¿Debemos no filmar películas como La lista de Schindler, El Hundimiento, Los falsificadores o libros como Las Benévolas? Qué es eso del olvido? ¿Cómo programar el olvido? Mandamos las neuronas, y de paso la dignidad, a dormir, les metemos Soma o algo parecido? Está bien lo pasar página, pero no arrancándola.

    Nadie quiere montar unos juicios de Nüremberga, como decían entonces los medios afines, con todo tipo de críticas por sentar en el juzgado al fascismo afín. Ni siquiera Garzón, ni Ernesto, que lo dice de coña. Son cosas, Contenedor, de cierta sensibilidad con el pasado, que aún escuece a cierta gente del presente, por eso que tu dices olvido, que aún es mejor que el simple desconocimiento.

    ResponderEliminar
  12. A ver si lo consigo explicar mejor... ¿tú piensas que hay alguien que no quiera homenajear a Machado, por ejemplo, o a un incansable maestro de pueblo cuya única obsesión era transmitir conocimientos a los pobres críos incultos y que por ello se enfrentaba al terrateniente, para que trabajaran menos en el campo, o al panadero del barrio que como le compraba el pan la criada de Largo Caballero ya era un rojo peligroso? Yo creo que no, lo que ocurre, y era lo que intentaba explicar, que dentro de los represaliados, se ponen a los animales de bellota salvajes y criminales, al mismo nivel que a toda esa gente buena o notable o simplemente inocente que he descrito y que como mucho lo único que tenía era otras ideas, otra visión de la realidad.

    En esos fusilamientos se ejecutó a inocentes y a criminales, y es por eso por lo que la gente no traga, la memoria familiar es lo que tiene, porque les parece muy mal que al que le arrancó la piel a tiras al tío Anselmo por ser amigo del cura o al que violó a la monja Juanita que era más buena que el pan bendito y que cada vez que hacían dulces en el convento los repartía a todos los críos, o al que le hizo comer los artículos escritos al primo Romualdo, por publicarlos en un periódico según ellos traidor, antes de meterle dos tiros en la cabeza delante de sus hijos... sean ensalzados con el mismo aplauso que a Miguel Hernandez o a Machado (Antonio) o al maestro del pueblo, o al panadero citados.

    Eso es lo que falla, esa falta de criba, porque si metes a todos en el mismo saco, inocentes y criminales del bando republicano, lo que consigues no es que se diluyan los criminales al estar en contacto con los inocentes, sino todo lo contrario, que los inocentes sean vistos como los criminales, por el sencillo motivo de que la maldad deja una huella más profunda en la gente que la bondad, y sufrirla... ni te cuento. La gente no visualiza el todo como algo digno de loa en sí mismo, lo que visualiza es la persona en concreto que se cepilló a su pariente y por eso no quiere aplaudir eso, y pasa de homenajes.

    Otra cosa es que los que no aplaudan estos homenajes, automáticamente ensalcen el franquismo, porque a esos franquistas, sí que habría que aplicarles las mismas leyes que a los que niegan el Holocausto en Alemania. Pero no creo que lleguen a ser éstos ni una mínima mínoría de los que no los aplauden, porque como he intentado decir antes, los odios no se generan con cosmovisiones sino con pequeñas historias concretas. Simplemente desprecian el franquismo, por dictatorial y liberticida, y repudian el republicanismo porque para ellos es criminal.
    Conclusión, el franquismo se desprecia siempre, que me parece lo normal, y el frentepopulismo no puede despreciarse nunca, porque si no lo aplaudes, lo seas o no pasas a ser parte de los franquistas.

    ResponderEliminar
  13. Estimado Container, cómo estoy en contra de la pena de muerte, los 50.000 (o los que sean) me parecen mal. También me parece mal y triste que los republicanos se cargaran a indefensos curillas, y que violaran a monjas y que hicieran lo que hicieran. Pero coño, porque no puede uno expresarse (al menos en este foro, últimamente) sin que se le eche encima toda la sarta de despropósitos y atentados a los derechos humanos que se han cometido o dejado de cometer en otras circunstancias. Otro día, si eso, hablamos de las tropelías de los 'rojos', pero hoy, este 1 de abril, sólo quería escribir cuatro líneas de recuerdo hacia esos puteados de la Historia, y no me niegues que aquí hubo unos más puteados que otros, que sí, que vale, que el matiz está acertado, que había muy mala ralea en esos famosos 50.000 que citamos, pero hombre, vale ya de equiparar todo el rato con el "los otros también pegaron". No sé por qué acabo exaltándome, al final voy a terminar por no escribir nada sobre la Guerra Civil, parece imposible no escribir un jodío post sin que nos exaltemos, aunque sea un 1%. No me gusta esa ecuanimidad tuya, Container, lo siento, no me gusta, de unos hicieron pero los otros también, y así te lo digo, sin acritud y desde el cariño, por supuesto.

    ResponderEliminar
  14. Asisto interesadísimo a la discusión. Como me parece que las razones están expuestas os animo a leer a Jordi Ibáñez Fanés, Ariadna y el duelo. Está editada por Tusquets, este 2009, y es una razonada reflexión contra la memoria usurera.

    ResponderEliminar
  15. Señor Laporte, antes de que termine este uno de Abril firmo un acuerdo o tratado de NO exaltación con usted. No obstante, no se deje influenciar a la hora de escribir y postear lo que le venga en gana, desde la guerra civil hasta el cambio climático o la migración de lo pingüinos al Caribe, que para lago es su espacio y su libertad de escribir lo que considere oportuno... y espero tener la libertad de comentar lo que considere oportuno (sin exaltarme y sin que se me exalte) si usted lo tiene a bien, sin acritud y con igual cariño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, El Patio por el comentario, y firmo yo también el tratado, sello, rubrico, estampo y lo que haga falta. A ver si sobrevivimos a este 1 de abril, tiepido aprile (Battiato), que con los susceptibles que nos volvemos todos, lo mismo (como se dice en madrid), alguien se pica y no vuelve por aquí, y nada me picaría más. Saludos cordiales, en el sentido más cordial de la expresión.

    ResponderEliminar
  17. Ah, Angel, he estado mirando, es Antígona y el duelo, que no Ariadna. Gracias por la recomendación, que obviaré, por supuesto. (Es broma. Una broma seria, que no. Que sí.. Quesiquenoquesiqueno... jajajjoo).

    ResponderEliminar
  18. Apunte al margen: no soporto a Bustillo.

    ResponderEliminar
  19. No jodas náugrafo, que no te calle ni dios, ya sólo faltaba eso.
    Uno es de naturaleza enredadora, ya sabes, por no estarse quieto, pero sin mucha maldad.

    Bueno, bueno...por cierto, hoy oficialmente sé lo que es vivir de la teta del estado, que ya soy oficialmente parado en nómina con un subsidio de casi mil euros netos durante veinte meses. La vida es maravillosa... Y yo tan agobiado que andaba. A vivir, que son dos teleberris.

    Buenas noches Edu... con lo que yo te admiro y te aprecio... Ayyy que día más largo ha sido este!!!

    Buenas noches tengan ustedes

    (¿Y si ganamos el mundial...? Sería la hostia)

    ResponderEliminar
  20. Buenas noches, Conti, se me sale la lagrimilla y todo..

    *Joder, veinte mesazos a mil cada! Me voy a apuntar!!

    ResponderEliminar
  21. Coño, pues es verdad, era Antígona... Se me fue la olla, y me confundí entre el duelo y el ovillo.
    El libro es tipo pestiño, pero si te interesa de verdad una mirada alternativa sobre la memoria... ¡tendrán que leerlo, malandrín!

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs