Vida y muerte de un despertador

Murió de noche, una parada cardíaca. Noche de domingo, José Luis había puesto el despertador, como siempre, a las 9 de la mañana, pero aquella mañana no se levantó: cadáver en cama. Huérfana, la maquinita siguió sonando días y días, sin nadie que la apagara, en la casa aislada de gentes y oídos.

Comprobó el despertador que él también podía vivir, ahora que había muerto el viejo. Cada mañana frustraba su canto electrónico con un manotazo, era peor que el padre de Kafka, aquello sí que era castrador. Casio, número de referencia W948379, fue entonces el despertador más feliz, pocos tuvieron esa existencia plena como él, aquel prolongado canto del cisne, que se fundió un buen día de marzo, cuando las pilas se agotaron y con ellas, esa vida realizada y sonora.

Comentarios

  1. Así no hay quien se despierte, desde luego. Hay que sustituir las pilas por un cargador de los moros 5 pounds surround.

    ResponderEliminar
  2. A mí gustaría despertarme con una llamada de un muecín de esos, a la oración. Eso si que te pone firme: aljajmajjjajjajamaaaaaaaaaaajama.

    ResponderEliminar
  3. Mejor con la flautucha del afilador.

    ResponderEliminar
  4. Jajajjajaja, piruriruriruríííí´´iíí´´i





    piruriruriruríííí´´iíí´´i

    ResponderEliminar
  5. Entiendo que cuando dices flautucha quieres decir flautucha.

    ResponderEliminar
  6. No me gustan las flautuchas, sí en cambio las facas bien afiladas.

    ResponderEliminar
  7. Pues de decirte querido Edu, que lo de moaicín... pierde su encanto cuando te acostumbras, es monótono y acabas por hacerte al sonido como el que vive cerca de un campañario (como yo ahora), además con eso de que canta 5 veces diarias... no te creas, no es un buen sistema de despertador. El mejor es el que tenía en mis años de insti... un señor bigotudo que entraba a mi cuarto y me decia "Mi vida arriba que toca cole" y cuando pasaba de él tiraba de las sábanas y me hacia cosquillas hasta que terminaba en el suelo llorando de risa. Ya te lo prestaré, si se deja. Besitos

    ResponderEliminar
  8. Aurora, me temo que prefiero moaicines y flautuchas que un señor bigotudo metido en mi cama. Agg!!

    ResponderEliminar
  9. Nadie va a decir nada del microrrelato, oye, qué bien, me ha gustado, no me ha gustado, taltal? Hombreee

    ResponderEliminar
  10. Tu microrrelato es fetén, pero es que esas cosas no se dicen, chato. Las píldoras hay que dorarlas apildoradamente.

    ResponderEliminar
  11. Jajajjajaj, gracias, gracias, es que estoy contento al descubrir que soy capaz de tener imaginación, coño. Me doy por apildorado.

    ResponderEliminar
  12. Que sí, hombre, que sí, que genial su microrrelato, que casi me hace usted llorar a moco tendio por ese "joputa" con pilas de duracell que es mi eterno compañero de alcoba, al que no se imagina, si me tocase la lotería, lo que me encantaría a mí entonarle un requiem, ya que el muy cabrón me entona a mí, de lunes a viernes y a las seis de la mañana, su pipipi pi pipipi pi pipipi pi ( ya que tan onomatopéyico lo leo en el día de hoy).

    ResponderEliminar
  13. Que gracias, gracias, pero de loas ya estoy servido por hoy. Era un poco mi derecho a la pataleta infantil-piconica. En La Mancha se dice también lo de "cogerse una perra". "Ay, ayer el crío se cogió un peeeerra".

    ResponderEliminar
  14. Me ha molado el micro micro relato. Me gusta este nuevo giro que le acabas de dar al blojjjj.

    Yo me he dado cuenta hoy que he dejado mi despertador encendido durante el fin de semana que he estado fuera. El de la habitación de al lado me debe de odiar en estos momentos.

    ResponderEliminar
  15. Contenedor Amarillo17 de marzo de 2009, 0:41

    El querido náugrafo se descuelga con un relato que le inquieta porque le inquietan los ruidos que suenan cuando no tienen que sonar, como las cisternas de media noche vencida o las tarimas de los borrachos de horas arrodilladas. Los despertadores se quedan con el muerto hasta que se quedan sin pilas, ¿y los perfiles del facebook, y los buzones de los correos electrónicos, y los blogs?
    La imaginación es la memoria pasada por el chino. Con esos grumos ya tienes otro camino para darle a la tecla. Ala, a ver si acabas pronto la novela que tengo ganas, cojón, que te debes ya a tus lectores, como las folclóricas. Dientes, dientes!!

    ResponderEliminar
  16. Vaya... y yo qué pensaba que desde que existen los móviles los despertadores se habían extinguido...

    ResponderEliminar
  17. Es interesante lo que dices, Container, sobre los perfiles del facebook, los blogs, y todo ese rastro internáutico que permanecerá cuando ya no estemos. Recuerdo constante de quien ya no está, a la que la gente incluso podrá dejar comentarios.

    Hace poco vi en facebook fotos de un compañero del colegio que murió a mediados de los noventa. Era raro verle ahí, sonriente pero muerto, en ese mundo naíf y chorra del facebook.

    Pasará en el futuro algo nuevo, que antes no pasaba, y esa eternidad de nuestros trazos en el lienzo de Internet. Suena triste la verdad, pensarlo.

    Como cuando escribí aquello de 'Un suicidio'. Dieron con el post los familiares del muerto, que por cierto se llamaba Edu, y dejaban comentarios como flores en tumba.

    ResponderEliminar
  18. Edu, las páginas estas de tuenti dedicadas a la chica asesinada por su novio en Sevilla son simplemente heladoras... gente que no le conoce de nada dedicándole mensajes y montajes de fotos... asusta la verdad, un día me pegué un buen rato viendo páginas de "Asturias con Marta", "Madrid quiere a Marta", "Marta eres nuestro ángel" blablabla... en realidad lo que menos les importa es Marta son adolescentes que sienten atracción por la muerte, que buscan crear "mitos", y montan este circo porque son egocéntricos y deciden ser protagonistas de un dolor que no les corresponde... y claro en internet tienen todos los ingredientes para hacerlo.

    ResponderEliminar
  19. Ya, es algo siniestro, aunque supongo que alguna muestra de solidaridad sincera también habrá, supongo. Con quien me solidarizo yo es con el equipo de buzos y rescate que se he pegado como un mes rastreando el Guadalquivir para que vaya ahora el h. de puta de Carcano a decir que la tiraron a un contenedor de la basura. Mejor ni pensar las perrerías que le hicieron a la desgraciada.

    ResponderEliminar
  20. Pinche!!! Le notifico que Vida y muerte de un despertador ha sido declarado el mejor microrrelato michoacano. Tómelo como lo que es, un halago.
    De Sevilla no sé nada. Aunque ni le cuento lo que pasa por aquí.
    ¡Que viva México, cabrones!!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario