S

Euskadi acaba con 29 años
de mayoría nacionalista


Este era el titular que ha escrito Latinajo de Híspalis en www.rtve.es/noticias pero que yo he interpretado malamente, con el consiguiente pálpito en el corazón.

Euskadi acaba con 29 ESCaños
de mayoría nacionalista


Vamos, que finalmente, por asuntos de escrutinios, recuentos y papeletas atrasadas el nacionalismo peneuvil seguía otros cuatro y otros treinta, gobernando en monocromo. Eso he pensado. Y quién sabe si será, aunque una voz del más allá me confirma que no.

Escuché hace poco una cuña de propaganda del PSE, que era algo así: "Tengo treinta años y he sido testigo de la muerte del VHS, del fracaso del Betamax, de la irrupción de la pizza a domicilio, de las conversaciones por maquinita entre desconocidos, de los teléfonos en el bolsillo... pero los nacionalistas siempre han gobernado, es lo único que no ha cambiado". Bueno, la culpa, si es que la tiene alguien, no es del PNV, sino de quienes le votan. Todo cambio es bueno. "El cambio es estar de vacaciones", leí en alguna parte. Es una cosa higiénica, no le vendría mal tampoco a Andalucía.

Y yo me alegro. Pero mi amigo Iker María me mandó un mensaje de estos de Facebook en el que decía:

"Buff... al final creo que va a pasar lo de siempre. Qué desastrico. Maldito último escaño"

Y he entrado en la web estatal y encuentro el titular arriba firmado, y no sé, me vino encima esa sensación como de que la realidad es inmutable, tozuda, coñazo, y resulta que no. Poetas como el comunistón empleado de banca Gregorio San Juan estarían contentos en una jornada como hoy. No es por la derrota de unos, sino por el triunfo de otros. Contenedor Amarillo acaba de dejarme un comentario, que le voy a pedir que vuelva a remitir a esta entrada, cosa que haré yo si él dormita ya.

En el siglo XXI ya no estamos pegados a los transistores, esos que escuchaban los europeos en la Segunda Guerra Mundial para conocer las incursiones enemigas. Esos que en la España franquista sólo servían para la evasión y, a lo sumo, para sintozinar alguna emisora que escapara, vía hertziana, los férreos controles de la censura de siempre. No hubo noches electorales en el franquismo. Sí con la muerte de quien dio nombre a tan ominoso -ismo, y entonces se veían por la tele, en los informativos con luz por la ventana de la primavera, cuando la primavera es tiempo de elecciones. Ahora parece que la moda es adelantarlas a marzo, y no es mal mes, uno de esos meses que necesita de ciertas efemérides, para coger cuerpo.

Hace casi un año del otro marzo electoral, que yo viví en una redacción en teoría imparcial. Recuerdo el silencio tenso de cuando ganaron "los malos" y cómo no estaba la cosa para bromas. Imagino similares atmósferas en, no sé, la redacción del Deia.

Pero quería decir que esta jornada electoral, como lo serán las del futuro, las vivimos ya con el culo pegado a la silla. Pinchando en éste y otro diarios digitales, con esa materia informativa que devoramos como los moros devoran el cuscús cuando cae la noche de Ramadán. Con la excitación de que Obama es posible, y que López también es posible, Yes We Can, como dicen los osasunistas del próximo partido contra el Rácing, y Bilbao, en el Domine de Mariscal, era una fiesta, y yo me alegro.

Comentarios

  1. Contenedor amarillo2 de marzo de 2009, 1:50

    Me voy a permitir una licencia y, pese a que Madrid me flipa y que podría contar mil historias de las... no sé, pero creo que se acercan a más de trescientas seguro y casi quinientas... improbablemente, casas, pisos y covachas en las que he tenido oportunidad de entrar: desde la corrala más ruinosa de Lavapies hasta el ático más irreal e impagable, con piscina y todo, en la calle Ortega y Gasset; quiero comentar las elecciones vividas hoy, por aquellos cometarios de hace algún día en el que me columpié a medias.


    Primero Galicia (que mal me suena lo de Galiza, dios...), que tiene poco análisis. La gente estaba hasta los cojones del nacionalismo y de que el psoe cediera todo su programa al Bloque para que campara a su gusto con políticas del pleistoceno, con tal de que Touriño pudiera disfrutar de un cochazo, que tiene cojones el asunto, vale casi el doble de lo que les cuesta a los yankis la tanqueta de su presidente Hussein Obama.

    Y ahora lo bueno, el País Vasco. Me he metido en un colegio de San Sebastián como acompañante, por ver el ambientillo. Poca cosa, tranquilidad casi monacal y como curiosidad, una vasca empeñada en votar con el dni idem a la que el presidente de la mesa le negaba el placet con una firmeza que no recordaba para estas cosas en esas tierras nunca antes. Al final no se qué ha pasado, pero las miradas de todos los allí presentes eran como si lo que vieran fuera a un extraterrestre o algo anacrónico al menos, como si fuera a votar un caballero medieval con armadura y espada.
    Algo se mueve, creo... o lo espero o lo quiero, pero algo se mueve.
    Ahora todo está en manos de Patxi Lopez, que si él quiere, será lehendakari. Pero me da que para eso no tiene ni voz ni voto, pese al órdago de postularse para liderar el cambio de régimen antes de que se recupere su jefe del susto y tome las riendas de la cosa de nuevo. Se va a dar la paradoja de que el PNV puede mantener el poder en Madrid, precisamente con lo que pretendía acojonar a la masa, porque quien va a tener que decidir es Zetaparo, que necesita los votos peneuvistas para tener mayoría en el parlamento y seguir dando la murga, y si le deja a López tomar el poder, los otros, los de siempre, el Partido... no le van a dar ni los egunones. No sé... espero que Zetaparo tome nota de lo que ocurre cuando te alías con nacionalistas trogloditas y deje su histórico egoísmo y su megalomanía (que se lo pregunten a Jesús Caldera, Jordi Sevilla o Trinidad Jimenez)para dejar que el cambio fluya... que, por fín, parece que es lo que la pipol desea. Ya era hora, coño.

    Siento el coñazo, pero necesitaba escribir mi alegría en algún sitio, y éste es en el que más a gusto me encuentro.
    A ver si de una puñetera vez entramos en s. XXI.

    Buenísimas noches.

    ResponderEliminar
  2. Y lo que me gustaría a mí que Andalucía fuese una República de olivareros analfabetos con tractores fabricados por Audi.

    Pero al ritmo que vamos, aquí nos entierra el Chaves (que no el de Venezuela)

    ResponderEliminar
  3. "No le van a dar ni los egunones" Jajajaja!! Me he reido, oiga, me he reido.

    No suelo leer mucha prensa española desde que estoy en Canadá, pero reconozco que hoy me he dado mis paseos cibernéticos por los periódicos digitales. Y seguiré estos días, a ver que pasa. Espero qe no tarden tanto en decidirse como en Navarra las pasadas elecciones. Al final no me quedó claro ni quié ganó.

    Por cierto, ¿habrá tenido que ver el justiciero de Lazkao en estos resultados?

    ResponderEliminar
  4. El "Se equivocó la paloma, se equivocaba, por ir al Norte fue al Sur..." parece dejar paso a ese "Vuelo blanco de gaviota sobre un mar de oscuras sombras..." que cantaba Anan Belén. Preciosa canción la segunda, terrible poema el primero.
    ¿Aires de libertad? ¡Qué incertidumbre!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, han sido las cosas y así se las hemos contado. Esto de la política es como el fúrbor... que, al final, siempre ganan los mismos y encima, de vez en cuando, el Español a segunda. Este año está claro que nos toca.
    Sniffff!!!!
    Abrazo peleón

    ResponderEliminar
  6. Mierda! Falta un 'así' -entre el Pues sí y el han sido. Es que ni esto sale bien, joder.
    Bueno aprovecho para darle ahora a usted un beso en su frente patricia.
    pd.No se inquiete. De aquí unos meses habrá otras elecciones...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares