N

Vivo cerca del Ministerio de Justicia y por ahí he pasado cuando el ruido de sables estaba en lo alto. Sobre las doce y media le cortaban la cabeza y Mariano Fernández Bermejo reconocía su salida por la puerta falsa, su dimisión. Con fama de kañero, cuando sustituyó a López Aguilar ya advertían de su fama de duro. Estaba cantado que acabaría mal y la cacería a la que le han sometido al final ha acabado con su cabeza presta para ser rellenada con la paja con la que los taxidermistas dan solidez a sus cuerpos inertes.

Hace sol en Madrid en este 23F que será recordado por la salida de este ministro kreshta, que tuvo la poca inteligencia de irse a cazar con el juez que urde el destape de una trama de corruptelas del partido opositor y, además, sin licencia válida para practicar "la cinegética" en Andalucía. La foto que publicaron diarios como el ABC con las decenas de venados muertos era sencillamente grimosa. Diría que hay algo patológico en quien disfruta cargándose criaturas silvestres de ese modo, como hay algo patológico en los coleccionistas de arte, compulsivos obsesos de la posesión, como nos contaba el galerista de Arco.

Antes de todo eso, bajaba por las escaleras de V, y me fijaba en la erosión que hombres y mujeres han causado en esos peldaños, con unos cien años de antigüedad. Tanta, que los peldaños del primer y segundo piso fueron sustituidos, quién sabe cuándo, por otros más asépticos y resistentes. "Claro", he pensado, los primeros pisos son los más sufridos, todos pasan por ellos. Quien tiene que llegar al cuarto como quien se queda en el segundo, los pisotea. Su desgaste es potencialmente mayor, y esto daría para un problema de matemáticas escolar: si el vecino del tercero sube tantas veces, y el del segundo tal, ¿cuántas pisadas se producen en un año.., equisequis por dos?

Debería haber actas para ese tipo de nanohechos de patio interior, que las hay, pero a saber dónde. A mí me gustó saber que mi casa, la casa de la vida, trazada por Víctor Eusa, se construyó en 1933. Casa republicana, de cuando ningún español conocía a Franco, ni se imaginaban los nubarrones que ensombrencerían el paseo Sarasate, y todos los paseos de España, durante décadas. ¿Quién y cuándo decidió cambiar esos peldaños por otros? ¿Qué grado de erosión sufrían esos peldaños para que alguien decidiera, un buen día, que se había llegado demasiado lejos? Como las escaleras, retorcidas como una toalla que se escurre, de esas construcciones verticales que siempre acabamos subiendo, el Miguelete de Valencia, la Giralda, el campanario del templo de San Nicolás, en Praga. La piedra más bien parece una mantequilla pétrea, durísima, pero mantequilla al fin y al cabo, que va ablandándose con los años. Creo que la expresión "duro como una piedra", debería someterse a una revisión.

Lo que me pregunto yo ahora es por qué el suelo, las calles, no se desgastan de parecida manera, arqueándose por el medio, por el uso diario y continuo de transeúntes espídicos. Sí, porque hay toda una manera de disponer el cuerpo en el Universo que dice mucho de nosotros y que también debería someterse a revisión. Sé de unas chicas a las que llamó la atención la vecina de abajo, por horarios y ruidos raros. Para mí que la razón última (o primera) no era esa, sino el modo violento y vertical, desconsiderado total con el pobre suelo, de andar, de hacer pasillo. Bumbumbum. Un compañero de piso que tuve también andaba así, como clavando los pies en vez de hacerlos transitar y avanzar en convergencia con el suelo; si además llevaba esas inefables botas de monte la casa, de 1890 por cierto, temblaba literalmente.

Los objetos tienen su alma, coño. O al menos, las personas que dieron forma a esos objetos, el creador de escaleras, el colocador de parqueses, no los despreciemos con nuestra desconsideración, por favor, porque luego ulteriores discursos del tipo salvemos a las ballenas serán más papel mojado que las Tena Lady de Miss O' Connor, que falleció en el Titanic. Mi madre me enseñó una vez cómo debía de sentarme en un sofá: no había que tirarse, sino simplemente sentarse. Un respeto, pues, por los ciervos, las escaleras, los suelos y hasta por los ministros.

PostPost: leo en Soitu que el sustituto de Bermejo será el actual secretario de Estado de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios, Francisco Caamaño. Recuerdo haberle hecho una nanoentrevista en El Escorial y me pareció un tipo con un perfil diferente a Bermejo, mansurrón, ojipequeño, regordete, y con grandes palabras para los políticos de altura, como Jordi Solé Tura. Tendrá un recorrido más discreto que el de Bermejo, vaticino.

Comentarios

  1. Contenedor amarillo23 de febrero de 2009, 16:57

    Bermejo es un típico caso del doctor Freud (que tanto se repite en el actual partido socialista). Su padre era un falangista de tomo eta lomoa, alcalde de pueblo cuando eso era como ser no sólo franquista, como quien dice ser madridista porque no le den la murga, cuando se ve rodeado de yonkis futboleros, sino fanáticamente franquista. Y luego decía el ex ministro cazador de escopeta y perro y gorrillo con pluma no sé qué de lo mucho que habían luchado contra sus padres para hacerlo ahora con las mismas ansias contra sus hijos. Aceite, puro aceite estos socialistas, que el agua ya somos los demás currelillas. Al final siempre mandan las mismas castas. Esto es una plaga bíblica.

    Siento decirle náugrafo que Franco por aquellas fechas era ya bastante conocido, y un año más tarde, cuando se pone a defender la república en Asturias (en la que participa el abuelo coñazo, y único por lo que parece, de nuestro amado caudillo presidente Zote) ni te cuento. Qué rara es la historia, joder-joder, si hoy te dicen que la guardia civil permaneció fiel a la república cuando la sublevación del 36 puede que les tacharas de pirados a la vista de la imagen que tenemos del picolo hoy; como me trató a mí, por cierto, de chiflado digo, una lunática del PN(en)V cuando le dije que su partido se puso del lado de Franco (que tiene el culo blanco) en Álava o Nafarroa (ez), ante el mismo hecho del catapún guerracivilista.

    Las marcas dejadas por los carros en las calles de losa de Pompeya, surcos y surcos, son una de las cosas que más me ha impactado de todo el arte y la historia que he tenido oportunidad de ver. No sé... me trasportó más eso a remotos pasados que mil páginas escritas o diez mil cuadros pintados o veinte mil esculturas esculpidas. Todo un lujo esa ciudad rescatada de las cenizas dos mil años después.

    ResponderEliminar
  2. No si ya, lo de que nadie le conocía era un decir digamos poético, ya imagino que por aquellos años treinta tendría más de unos cuantos fans.

    Tengo que ir a Pompeya.

    ResponderEliminar
  3. Y lo de la Benemárita, a cuyo fundador se le dedicó la calle del NIza, en Pamplona, es decir, la del Duque de Ahumada, y su fidelidad al régimen republicano es curioso. Como también fue escuchar a uno de sus portavoces, en el verano de 2005, dando por buena la resolución de mayo de ese mismo año, en se dio permiso al Gobierno para hablar con los terroristas en tiempo de tregua.

    ResponderEliminar
  4. Contenedor amarillo23 de febrero de 2009, 19:06

    Al final picolandia va a estar plagada de rojos... por eso será que me dejan blanco cada vez que me paran, me registran y me miran el papeleo (a veces me apetecería llevar un código de barras en los huevos para que me pasaran el lector por la mencionada gonadilla y terminar antes el agrio trago porque cada vez me piden un formulario diferente y nunca sé cuál es el que quieren).


    Pompeya... ay pompeya. Cuánta vida se deja ver allí precisamente porque todos murieron de golpe. Era una ciudad como Ibiza pero con toga. Preciosas las pinturas al fresco de frecos follando en posturas de hoy (qué poco hemos avanzado en algunas cosas), en un puticlub que porque es antiguo le llaman lupanar. Es la única vez que he entrado en un garito de ese pelaje (inguinal) y para más cachondeo cuando digo que lo hice con mi novia la gente me mira raro, mal. Qué mala prensa tiene la cultura.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, señor Laporte, un respeto para todas esas cosas, también para los españoles, para todos, los votantes y los no votantes. Me parece a mí que estamos viviendo una época en la que nuestros políticos, todos, nos han tomado por gilipollas. Prepotencia, soberbia, chulería... pero sobre todo, una soberana estupidez y muy poquitos deditos de frente es lo que ha demostrado tener el señor Bermejo. La ironía está muy bien cuando uno las tiene todas consigo, cuando hay agujeros abiertos por donde poder meter aunque sea un dedito y tirar y desgarrar, entonces se pasa al plan "B", que es la discreción y la astucia para generar una cortina de humo que desvie la atención del asunto. Es de entender que si en la cacería no hubiese venado encerrado, Bermejo seguiría en su puesto y al juez Garzón no le darían crisis de ansiedad... ¿A un señor al que ETA le tiene puesto diana en su nuca, le va a producir una crisis de ansiedad la opinión pública, un peridista de pacotilla o la oposición? Venga ya...
    Yo no voy a juzgar al señor Bermejo por quien fuese o dejase de ser su padre, pero sí por el engaño, la incongruencia, y, coño, porque huele malamente, ah, y también por ir a pegar tiros sin tener licencia de caza, joder.
    Pues eso, un poquito de por favor para el españolito que está sufriendo en sus carnes una crisis económica de un par de cojones, al que ni siquiera se le avisó para ojear a los pobres venados y jabalies en la cacería de mil euritos el puestecito, y al que, encima, se le cuenta una milonga para justificar lo injustificable.
    Hombres (o mujeres) de Estado, señor Laporte, de aunténtica vocación política y firmes convicciones en sus ideas, y, por supuesto, independencia total del poder Judicial con respecto al gubernamental, eso es lo que etamos necesitando... Coño, como si no hubiese más fincas en todo el país donde ir a pegar cuatro tiros, ¡hay que ser gilipollas!, teniendo montada la que tenían montada.

    Y encima, los americanos le dan a "Pe" el oscar, otros que tal bailan, si es que ya no sabemos ni lo que es ser una buena actriz, coño. Estamos perdiendo el norte... una pena, una pena.

    ResponderEliminar
  6. Contenedor amarillo23 de febrero de 2009, 20:34

    Bronca, bronca!!! BRONCAAAAAAAAAA!!!

    ¿Hay por ahí algún documentalista de guardia para hacer una relación de las diferentes hospitalizaciones por ataques de ansiedad del juez (y parte) Garzón? Me suena que no es la primera vez que se quita de en medio cuanto pintan bastos.

    Por cierto, Solbes ha dicho que envidia a Bermejo su condición de ex-ministro. Pues muy bien... eso es actitud.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, bueno como está ElPatio! (por fin lo dije) Me ha encantado su comentario, creo que pasará una feliz semana tras descargar tanta tensión. Gracias. ESo sí, en lo Pe no estoy de acuerdo, no seamos aguafiestas y alegrémonos del éxito patrio. ¿No es bonito que los dos primeros oscares interpretativos del cine español hayan sido consecutivos y en una pareja de actores que coincidieron en 'Jamón, jamón', es decir, en sus primeras pelis?

    ADemás, el papel de Maria Elena a mí me parece bien llevado. No sé que pasa con la Pe, que suscita enconos parecidos a los que suscita o suscitaba doña Ana Belén. No diré más.

    Y bueno, al final ha sido la opinión pública la que ha "tumbado", como se dice ahora, a Perplejo, pero no sé, es todo de un salvajismo que espanta. Y no lo digo por la "cinegética".

    Garzón estuvo hospitalizado en pleno runrún de lo de la memoria histérica, perdón, histórica. Cuando los azuzadores de la derecha más rabiosa se pitorreaban de lo del acta de defunción de Franco. Salvaje, también.

    ResponderEliminar
  8. Estimado Náugrafo:

    Esta comparación que le leo entre los cadáveres de los corzomuflones y las colecciones de arte arrinconadas junto al mocho en el garaje, no sé yo; como que no le encuentro la equidistancia.

    Entre ambas compulsiones media una importante diferencia equipada a veces con mira telescópica.

    ne tirez pas sur l'amateur!

    ResponderEliminar
  9. Contenedor amarillo23 de febrero de 2009, 23:38

    ¿Salvajismo? Supongo que hablarás del afoto ese que salía Garzón ante un genocidio de muflones o flemones o bichos con astas, como coautor.

    Bermejo ha caído por la fe ciega (pero no manca) en la ideología que reina actualmente en el partido socialista, las escuestas.Como ven que el globo se les deshincha en Galiza y Patxiló no termina de llegar,por mucha txapela que se ponga y aunque quiera escribir López con ka, algo había que hacer para contrarrestar ese chungazo neo-franquista con lo que les asocian los pastoreables que ven la tele a diario y poco más. Estos son mis principios y si no le gustan (a las encuestas, digo), tengo otros. Torero, torero... le gritaban los socialistas en el congreso, y el ya ex ministro tirando besos al tendido como quien tira sujetadores de vuelta al publico en algún concierto de Julito Iglesias. Qué cloaca de país y de politiqueo.

    Por cierto, Valle-Inclan ha resucitado en la campaña que está haciendo el PNV: cartelitos de Patxi-no, cónclave de señores spok con ibarretxe en medio, saludando como un vulcanita más, no sé si de este o del otro lado del Bidasoa...

    ResponderEliminar
  10. Passy, no es comparación, es mera asociación de ideas, mon cher.

    Conti, lo de que Patxiló no acaba de dar el salto está muy por ver. El domingo, concretamente.

    ResponderEliminar
  11. "Diría que hay algo patológico en quien disfruta cargándose criaturas silvestres de ese modo, como hay algo patológico en los coleccionistas de arte, compulsivos obsesos de la posesión, como nos contaba el galerista de Arco."

    ummmmm

    Asociacion
    "Dado que las fuerzas que unen unas ideas con otras son, como dice Hume, "fuerzas suaves", la sucesión de una idea por otra no es una sucesión que se tenga que dar de forma absolutamente necesaria, por lo que las leyes que describen dichas regularidades no son leyes estrictas: nos dicen simplemente que si la idea "A" está vinculada con la idea "B", y en nuestra conciencia aparece la idea "A", es muy probable que aparezca después la idea "B". Gracias a dichas conexiones naturales formamos espontáneamente las ideas complejas a partir de las ideas simples; las leyes de la asociación describen dichas conexiones y son consecuencia de la imaginación, no de la razón."

    Comparación
    "Se distinguen cuatro técnicas dentro de lo simile; las dos primeras, exemplum y similitudo, tienen un claro valor probatorio dentro del razonamiento; las otras dos (símil y comparación), sin embargo, tienen un valor puramente retórico, en el sentido de ornamental. Suele ser, por lo demás, analogía más breves que en los otros casos.

    * Exemplum: el elemento con el que se establece la analogía es un hecho concreto (ficticio o real) protagonizado por unos personajes en un tiempo determinado.
    * Similitudo: a diferencia del anterior, en este caso el hecho con el que se establece la analogía es un hecho cotidiano, no concreto, con protagonistas no especificados.
    * Símil: analogía en la que los elementos relacionados son presentados como iguales en cuanto a una cualidad.
    * Comparación: en este caso, la analogía presenta a uno de los elementos en cuestión como superior o inferior al otro, de acuerdo con alguna cualidad específica.

    En Literatura un símil es una comparación de dos cosas semejantes, marcada típicamente por medio de “como”, “cual”, “que”, o “se asemeja a”. Los ejemplos pueden incluir “la nieve era tan gruesa como una manta” o “ella era tan elegante como un cuervo”, o el uso de los símiles de las emociones tales como “más rubia que la arena”, o “rápido como un guepardo”."

    ResponderEliminar
  12. Abrumado me dejas, Passy. Registro este post como el que suscitó comentarios más largos de mi historia bloguera (comparándolo con el resto de post, jeje..).
    abrazos

    ResponderEliminar
  13. Ah, y sí, aceptamos comparación como recurso bloguístico.

    ResponderEliminar
  14. Bermejo ha dimitido, bien. Que tomen ejemplos otros.

    ResponderEliminar
  15. Un Bermejo menos siempre es una buena noticia. Por cierto Monsieur, queda totalmente suspendida nuestra aventura madrileña para este finde. Teníamos otro compromiso, del que me había olvidado por completo, en forma de nachos y corrido mexicano este sábado. A esto hay que sumarle un extraño pintxazo de color berenjena que me ha aparecido en el muslamen (entre el huevo izquierdo y la pierna), en plan "caras de Bélmez", y que me impide andar con normalidad. Los expertos señalan que puede ser una rotura en el abduztor debido a la falta de calentamiento en las patxangas futboleras. Jodidas lesiones. Jodido Bermejo. Jodidos todos. Hablamos compay. Murrutxus!
    I. Basten

    ResponderEliminar
  16. ¡Por favor!, las comparaciones siempre resultan odiosas, comparar a Ana Belén con la de Alcobendas es como comparar un diamante en el cuello de cisne de Gracia Kelli con una china que se te mete en el zapato, lo primero es la viva imagen de la Perfección y la Belleza, y lo segundo es insufrible. Hay que ser crítico con lo patrio, para mejorarlo, siempre para mejorarlo.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, bueno, jajaj, a mí no me importaría "sufrir" un rato a su lado... Veo que el tema 'comparación' está dando juego en este post, jojo..

    ResponderEliminar
  18. Don náuGrafo es usted un sentimental de mucho cuidado. Y, como puede ver, los buenos sentimientos, hacia las personas, las cosas o lo que sea, acaban provocando mucho jaleo. Claro está, que la mala follá, a veces, acaba en dimisión.
    Por cierto, ¿está seguro que el problema radica en la caza?

    ResponderEliminar
  19. Me temo que los problemas vienen de antes, pero no me tire de la lengua. Si hay un tema del que paso olímpicamente (amén de de los rollos energéticos) es el de la Justicia española. Llámame frívolo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares