15.2.09

G

Me faltan 874 palabras para llegar a la meta volante de las cien mil. De las 100.000. La mitad de una ciudad como Pamplona, en palabras. Hay muchos habitantes en las ciudades que decimos pequeñas, puesto que han sido varios meses tecleando palabras cada día, y sólo he llegado a la mitad de la población de esa ciudad de censo modesto. Uno se podría pegar tecleando toda la vida que no llegaría a asignar una palabra para cada terrestre.

¿Cuántas palabras he escrito, en tono literario? Creo que unas 600.000, en unos diez años. Las periodísticas no cuentan, pero son menos que las literarias, no podría calcularlas. He gastado más palabras en cosas literarias que en mails, eso seguro. Por el msn, como un tinayer compulsivo, también habré gastado unas cuantas. Me veo a veces un poco Benjamin Button, nací viejo y me fui bebizando con los años. Cuando cumpla treinta seré mas joven que cuando celebré los veinte.

Es frustante dejar esas palabras atascadas, quietunas, cuando uno tiene que hacer recados, gestiones, un pequeño viaje, que implican no avanzar una palabra. Decía este hombre, Luis Landero, que escribir no le hacía feliz, pero que necesitaba escribir cada día para poder ser feliz. Me faltan diez mil, a lo sumo quince mil, para terminar, y me dice Bro, que anda en cosas de guiones, que el tercer acto tiene que ser breve y conciso. Una traca final sin fisuras, como aglomerado y apretado. En esa pre-traca algo tensa me encuentro.

Los fines de semana no (me) sirven para escribir. Onetti, cuando trabajaba de periodista y publicaba novelas como La vida breve o El astillero, se encerraba de viernes a lunes por la mañana en su escritorio, a novelar; metido hasta las trancas en su en su Second Life particular: Santa María. Quizá la semana laboral fuera más descansada que el propio tiempo de descanso. Como el Quijote: mi cama las duras peñas, mi dormir siempre velar.

Los fines de semana se puede quedar quieto el contador de palabras y tampoco pasa nada. Estuve en Arco, ARCOmadrid_2009, y al final no vi casi ningún cuadro. Pero lo hice con disimulo, eso sí; escuché a un tipo jactándose de ello a viva voz: "No pienso ver ni un puto cuadro". Pues muy bien. Me colé en 'Panorama India' y pude saludar a una galerista india, que me ayudó en un reportaje sobre todo esto. Llevaba el artículo en una carpetita negra de plástico, el primero. Tenía cuadros de Kanishka Raja, a unos 24.000 euros. Me pareció caro pero luego me hablaron de cuadros de 200.000 euros y no me pareció tanto. Me gustó esa conexión madrileña-india, ese contacto entre dos habitantes del mundo que se unen por arte (de magia).

X, galerista joven, nos describió el perfil del coleccionista, figura básica para que los Arcos sobrevivan. "Lo primero que tienen que tener es un tipo de patología". Se refería a "poseer, poseer, poseer". Contó que muchos compraban cuadros para guardarlos en el garaje, junto a las cajas de vino de navidad y las bolsas de patatas y cebollas. Sin marco ni nada, arte a granel, poseer, comprar, gastar, uff, atracón de arte, mi médico me lo prohibió. Y que algunos cuadros se compraban sin apenas haber sido vistos antes, tan sólo un fragmentito en Internet, en plan bulimia consumista.

El arte contemporáneo es burgués, en la acepción más alambicada, excesiva, casi viciosa, opulenta, tripigorda, turismo sexual en Indonesia, de lo burgués. Pienso en la dimisión de Rafael Doctor como mandamás del Musac y entiendo o vislumbro sus razones. Histrionismo, adolescencia mental, "qué fácil es provocar", dijo un visitante, rizamientos vanos de rizos, apatía creadora y avidez daliniana de dólars. Primeras impresiones tras una visita rápida al rastro del arte.

Después, el síndrome post-feria, esa flojera como de piernas, cansancio vago, ganas de quedarse dormido por las esquinas, y una sensación de "pues muy bien" en cada célula del cuerpo, que se aniquila después por los tabernones de Madrid.

4 comentarios :

  1. (Sorry... lo vi todo tan limpito que no me pude aguantar)

    ResponderEliminar
  2. vaya, me ha ganado carlos, pero le falta la cursiva y le sobran oes,,,

    qué insinúa que cuando escribimos esa palabra te ensuciamos el blog, vale, lo tendré en cuenta,

    ResponderEliminar
  3. Exijo retrotraer la CH ibérica a esta serie.
    Recuerdo que la Ñ en teclados extranjeros se pone con Alt y 164.
    Amén

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs