Faulkner y los no-conceptos

Marc Augé publicó en 1995 aquello de Non-Places: Introduction to an Anthropology of Supermodernity . El término parece que gustó y con un retraso extraño y achacable a no sé qué causas, hace poco se empezó a hablar aquí de los no-lugares. Quizá se debiera a la traducción al español de ese libro llegó en ese momento.

A mí me hizo gracia el supuesto hallazgo y escribí, en el anterior blog, varios post al respecto: los no-días, los no-cigarros y las no-respuestas. Pesé a basarme en el presunto hallazgo de Augé, me sentí muy original por hacer tal aplicación, como por dar la vuelta, al estilo calcetín, a las palabras, a los conceptos: su negación los afirmaba.

Las no-respuestas. Semanas después escuché una famosa canción de los Beatles: No reply.

And I'll forgive the lies that I,
Heard before when you gave me no reply
(Y olvidé las mentiras que había escuchado antes, cuando me diste no-respuesta).
Los Beatles, el inglés, en vanguardia de cualquier neologismo.

Ayer abrí mi primer libro de Faulkner. ¡Absalón, absalón! El "más Faulkner" según Onetti, faulkneriano de pro. Hay mucho faulkneriano por ahí, el propio Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Unai Elorriaga y yo no conozco a Faulkner, que me recuerda por cierto a Eduardo Mendoza, en su bigotillo. Seguro que Mendoza intentó plagiar su allure. Así que lanzo la pregunta, al estilo Contenedor Amarillo: ¿Cuál es el mejor libro para empezar con Faulkner?

La nota de la traductora me sorprendió. Eran como advertencias antes de entrar en una cripta oscura y con escorpiones agresivos. "He mantenido, asimismo, las largas tiradas, llenas de incisos, que caracterizan la prosa de Faulkner: de ahí el tono ocasionalmente pesado de esta prosa" (la cursiva es mía).

Y luego cita los neologismos que WF inventa: "no-husband" (no-esposo), "notpeople" (no gente), etc.

Las dos primeras páginas, en efecto, me parecieron densas y me aturdieron. Planteé seriamente si seguir adelante, decisión que he dejado madurando hasta nueva orden. Sin embargo, ese descubrimiento del uso de los no-conceptos me generó una vinculación para con el escritor de quien no he leído nada bastante inquietante. De ahí este post, que pensé resolvería en dos párrafitos, nanopost incluso, y ha sido realmente no-corto pero creo que enjundioso.

Comentarios

  1. Siempre puede usted subsumirlo.

    pd.1.- A instancias de don Miguel, que siempre vela por sus intereses, acabo de rectificar el enlace. Ha sido elevado usted, en mi barrio, a la categoría de náuGrafo. Disculpe la tardanza.
    pd.2.- No me pongo a los pies de su señora; póngase usted, que es lo debido, coño.

    ResponderEliminar
  2. Pero si ayer me puse a los podos de su doña?? Qué he hecho mal!!? Gracias por la actualización. (Aunque apreció que pusieras mi nueva url balsil..)

    ResponderEliminar
  3. Coño: qué fácil es colocar aquí videos de Youtube.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto: es muy interesante dotar los blogs de banda sonora. Se pone un video, se enchufa y se escucha mientras se lee. Es una dimensión más audivisual e interaztiva del mundo blog, a veces algo demasiado acartonado, pero bueno.

    ResponderEliminar
  5. ¿Traductora? ¿No sería mejor probar en este caso con un traductor? Lo digo porque en la editorial Belaqua hay ahora una nueva y brillante traducción de Miguel Martínez-Lage, muy superior a las existentes hasta el momento. Lo cual no quita para que el libro sea arduo, muy arduo, esté bien o mal traducido.

    ResponderEliminar
  6. Contenedor amarillo4 de febrero de 2009, 15:54

    Faulkner, joder... otro que guardo yo para cuanto madure y me jubile, al igual que los tostones de Thomas Mann, capitaneado por "La montaña mágica", y el "Ulises" de Joyce, que he intentado leer cuatro veces (una más que "Dublineses", por cierto, que tampoco hay tu tía). ¿Por qué son buenos algunos autores que poca gente consigue leer hasta el final?

    Ya he hecho los deberes y ya me he comprado "Elegía".
    Cada vez me gusta más la efnaque... siempre hay algún libro que me encuentra, el de hoy el aleph, de Borges.

    ResponderEliminar
  7. Precisamente hoy he pensado en empezar con Faulkner. He encontrado la 'famosa lista' de mi ultra ídolo Pedro Sorela sobre los libros que todo ser humano con meridiana sensibilidad y formación debe leer en algún momento de su vida. Aconseja empezar Faulkner con "Mientras agonizo" y "El ruido y la furia". Habrá que probar, que últimamente todos los blogs hablan de él, hijjjjjjo.

    ResponderEliminar
  8. Que casualité, Violetera! Me tienes que pasar esa lista, es más, y hago un post con ella, si no te importa. O lo haces tú, como veas. El problema de 'Mientras agonizo' es que no parece un título así como para matarse de reír y recibir esperanzas. No sé, después del comentario de Ayacam creo que voy dejar 'Absalón' para mejor vez.

    ResponderEliminar
  9. A propósito de Faulkner y de plagios, quizás te suene o hayas visto una película que no tiene desperdicio: "Amanece que no es poco".
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que la vi hace mucho y no recuerdo la relación..

    ResponderEliminar
  11. Una comisión de habitantes del pueblo se pone muy seria con un recién llegado. Se reunen con él para expresarle su malestar, puesto que ha llegado a su conocimiento que el recién llegado ha cometido una falta importante: ha plagiado a Faulkner. "Es que en este pueblo se le tiene mucho aprecio a Faulkner", le dice el jefe de la comisión.
    Nada, en el contexto de la peli resulta gracioso.
    Saludos de nuevo

    ResponderEliminar
  12. No reply, eh? Y Nowhere man? En su nowhere land, con sus nowhere plans, con nobody? Qué me dices de eso?

    Amanece que no es poco... yo tampoco sé qué pinta aquí pero... que peliculón!!! No me he reído ni poco viendo esa peli!!

    ResponderEliminar
  13. Habrá que ver de nuevo Amanece... con ruido y furia. gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares