27.1.09

Aburrimiento made in Disney

Ayer me entró hambre audiovisual. Pensé que tenía esa paz interior necesaria para consumir cine, pero me equivoqué. En realidad estaba tenso por dentro, sólo que cansado por fuera. Una tensión que me acompaña a menudo y se traduce en un castañetear los dientes nocturno que no sé a qué responde pero que me agobia ya. Creo que está relacionado a un exceso de vida social con su consiguiente ingesta del lubricante de las relaciones humanas.

Tengo grandes carencias en cultura Disney. Lagunas filmográficas de las que no me avergüenzo, pero que a ciertas personas, sobre todo mujeres, les causa perplejidad y hasta ofensa. ¿Qué no has visto El Jorobado de Nôtre Dame? ¿Cómo que no has visto El Rey León? ¿No lloraste con La Bella y la bestia? (Sí, de Gaza a Disney, así es este blog, así es Internet, así es el s. XXI y el mundo fragmentario.)

Para paliar ese vacío, ayer me dispuse a ver, con mi señora, El Jorobado de Nôtre Dame. Al principio me pareció que aquello prometía, con ese París bajomedieval de gárgolas y barrios de comerciantes. Pronto se pusieron a cantar y cantar y caí en la cuenta de que esa película, como tantas otras de Disney, no son más que musicales con el argumento intercalado entre canción y canción. ¿Y qué son las canciones? Relleno. Y un coñazo. El cine de Disney es relleno. Y una cursilada infumable. Espero que, si llego a padre, se imponga otra corriente en la industria dibujil, pues no seré yo quien se trague tan soporíferos espectáculos animados.

En esas interminables canciones, le da tiempo a uno a pensar en muchas cosas. Wittgenstein esbozó su Tractatus viendo El libro de la selva. Yo no fui tan lejos. Me acordé, simplemente, de cómo me aburrían las canciones en general y de Disney en particular cuando era pequeño. En ese ir fijando los conceptos de la infancia, acoté perfectamente el de Aburrimiento en las canciones de las pelis que nos teníamos que tragar. Sí, incluso las de Mary Poppins. Y la Bruja novata. Canción=relleno=rollo. Más aún cuando cantaban en inglés, que era como un idioma de chicle, monótono, jeroglífico, indescifrable y aparecían unos subtitulos en amarillo. Como si nos interesara las letras de esas canciones, que no tenían nada que decirnos.

Llámenme Scrooge, pero creo que la industria Disney ha llenado sus arcas de una manera algo vil, explotando la ñoñería cantarina con melodías, por otra parte, más simples musicalmente que Au clair de la lune. Mucho más, qué digo, las canciones de Disney no son tales, son diálogos tarareados. No osaré teorizar al respecto, sólo diré que no veré otra peli suya como que me llamo el náuGrafo.

27 comentarios :

  1. No tienes sensibilidad. Luego presumes por ahí de conocer la psique femenina.

    El problema de la gente que se aburre con las películas de Disney es que no saben escuchar. Tú mismo lo has dicho: sus canciones son diálogos tarareados y fijarse en lo que dicen es esencial para comprender el argumento de la película. Nunca había conocido a nadie a quien tuviera que explicarle lo que había ocurrido en los 15 minutos primeros de El Jorobado de Notre Dame. Hay que ser lerdo, si me permites.

    Internet ha mitigado nuestra capacidad de atención en cualquier cosa que no sea constantemente cambiante o constantemente estimulante. Por eso las relaciones se acaban antes, lo 'micro' se ha puesto de moda (microrrelatos, micropoemas) y por eso Disney ha muerto. Será una tontería, pero yo descubrí quién era Victor Hugo gracias a esta película.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, esta ironía machista para con Disney me produce una profunda pena, de verdad. Espero que no pienses así realmente.

    ResponderEliminar
  3. dí que sí, violetera, luego el fráunago se leerá libracos de esos infumables y llenará el blog de palabras raras, pero no volverá a ver otra peli de disney,

    no es que yo sea un defensor de esas pelis, pero si considero que tiene mucho que ver desde los guiones descubrir qué se ha quitado de la novela de victor hugo o qué se ha obviado, o darse cuenta de que el malo es más malo en disney que en libro,

    o en el rey león notar paralelismos con Saturno y Zeus y con Jesucristo...

    o dejarse hechizar con el doblaje

    o ver si las canciones adelantan la trama o son un peso, un lastre,

    o yo qué sé... muchas cosas...

    yo hace mucho que no veo ninguna de disney, pero guardo un bueno recuerdo, me fué útil ver esas películas... no sé... estoy en otra onda distinta a la del fráunago,

    ciao, fráunago y tus palabras raras,

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja... qué le quedará por ver, náugrafo. Ya se me ha olvidado cuánto hace que no veo una película para adultos (en el cine, hablo)... pero además de príncipes y princesas cantarinas, tiene usted a Nemo, a Shrek, a Madagascar, a la Edad de Hielo... en fin, he visto a padres en la butaca de al lado disfrutar más que sus hijos.
    A mí me gusta otro cine infantil, que también gusta a mis hijas (además de sus princesas favoritas) y son películas como Charlie y la fábrica de chocolate (genial), o La niñera mágica.
    Pero si no aguanta a las "prince" cantarinas de Disney, no le quiero ni contar las "prince" cantarinas Barbies... insufribles. Pero tanto unas como otras se venden como churros, con todos sus vestiditos, mascotitas etc, etc... Menudo negocio se tienen montado más allá de las pantallas.
    Voy a contar cuántos años Disney me quedan... pufff, todavía la tira.

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente, me parece muy triste que digas eso. Mi infancia está marcada por esas películas, entiendo que la tuya quizá no. Pero joder, qué duro es escuchar, leer estas opiniones sobre algo que te ha llegado tanto.

    ResponderEliminar
  6. Contenedor amarillo27 de enero de 2009, 17:59

    Bien por el naugrafo, bien, bien!!
    Yo también odio las canciones de Disney, y no porque sean de Disney sino porque son un coñazo, como todas las canciones intercaladas en cualquier peli, incluidas las de los hermanos marx. Ahí queda eso.

    Otra cosa son las canciones de las series de la infancia, esas eran geniales:
    Sancho quijote, quijote sancho...
    Eran uno, dos y tres los famosos mosqueperros...
    Sherlock Holmes, es el único es genial...
    Son ochenta días son, ochenta nada más...

    En cuanto a lo de saltar del tema de Gaza a Disney como quien salta del verano al invierno, en este mundo estraño en el que nos ha tocado poner el huevo hasta tiene su relación

    ResponderEliminar
  7. Contenedor amarillo27 de enero de 2009, 18:06

    Estraño es extraño. Cuanto más leo peor escribo... qué bien.

    ResponderEliminar
  8. Tampoco hay que ponerse así, ¿no? Digo yo, vamos. Como está el patio, y no lo digo por la homónima, uff.

    ResponderEliminar
  9. Contenedor, eso es propaganda y lo demás son tonterías. Qué miedo da el joío miki. Telemadrid a su lado es una joya de la pluralidad.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja... Todo es susceptible de empeorar, ya ves.
    De todas formas a mi quienes más miedo me dan son los niños que se comportan o hablan como adultos. Recuerdo un discurso de una niña cubana que me dejó acojonado. Joder... cómo hablaba la tía y con qué enfasis delante del pueblo eternamente oidor.
    Creo que fue a propósito del pollo formado por aquel otro crio, Elián, pero no estoy muy seguro.

    ResponderEliminar
  11. Sí, a mi la niña esa de 'El laberinto del fauno' me dio un poco de repelusín cuando salió a recoger su Goya. (No me lapiden: ni odio a los niños ni a las niñas, ni a los Goyas ni a los Goyos. ¿Su cartera o la degollo? Goyo, dale la cartera.)

    ResponderEliminar
  12. De acuerdo contigo otroyo, mas no me negarás que si bien las nuevas películas son infumables (véase Mulán, Pocahontas...) las clásicas son la leche. ¿O no has canturreado nunca el Hakuna Matata? ¿Y el "busca lo más vital lo más..."? Lo que pasa es que ya está todo tan sistematizado que las películas de Disney tienen que llevar canciones casi por obligación, y muchas de ellas se convierten más en musicales que en películas de animación.
    Y pensar que yo pinté "El Coloso"... Hay cosas que aún me indignan...

    ResponderEliminar
  13. si no recuerdo mal a una peli por año que hace disney ahora, pocahontas es la siguiente a el rey león, es decir, el rey león debe es del 94, pocahontas del 95... ¿el rey león es clásica y pocahontas es nueva?

    mulan es del 98, y desde esa no he visto ninguna más, pero las anteriores me las he vsto todas, y marcaron mi vida, qué cursi... la anterior a mulan, hércules, tiene unas canciones geniales... no recuerdo ahora el guión, es cierto, pero si sigo pensando en las viejas con las que tb se mete el fráunago...

    yo de niño tenía en una cinta vieja, en beta, unas pelis que nadie tenía, grabadas de estrangis en no sé dónde, eran bambi, los aristogatos y 101 dalmatas, y me resultaban verdaderamente impactantes, las recuerdo con mucho cariño y las vería ahora otra vez... no sé quizá era un niño tonto, y lo sigo siendo...

    me acuerdo del estreno de tod y toby, y de taron y el caldero mágico..., y de un reestreno tb cuando yo era niño, que hubo de robin hood... vale, sí, soy tonto, pero me gustan esas pelis, las viejas y algunas de hasta el 98, y si veo las nuevas nuevas a lo mejor tb me gustan,

    para mí este cine no es coñazo ni relleno ni cursilada infumable, en general, claro que supongo que ya de niño se ven los gustos de cada uno, será que el fráunago prefería a wittgenstein por ejemplo cuando era niño,

    me voy a poner una de disney antes de acostarme, hala,

    otros leen filosofía, yo soy más del terreno, me he comido tres empanadillas grandecitas y ahora me voy a poner los rescatadores en alemán, que es lo único que tengo, hala,

    ResponderEliminar
  14. Oiga, que yo respeto a las amantes del cine de Disney, lo que no quita para que yo pueda desproticar a gusto contra ese cine para mí soporífero hasta la extenuación. Me voy a dormir con sabor agrio, Asustao. Hoy me has dao miedito.

    Hala.

    ResponderEliminar
  15. Nacho/Otroyo, si es que no he visto Lion King, aunque sí que he tarareado, lo recoñozco. A mí me gustó Dumbo, que yo recuerde y de Fantasía sólo conocía el juego de la MegaDrive. Y el pato Donald, mickey, pluto, etc, me merecen el máximo respeto.

    ResponderEliminar
  16. ahora me voy con remordimientos yo a dormmir,

    ResponderEliminar
  17. Bueno, pues no me llames más fráunago y en paz, ¿vale?

    ResponderEliminar
  18. ah, no, eso que me pides es demasiado,

    ResponderEliminar
  19. náufrago, yo me voy más triste,

    ResponderEliminar
  20. ¿ya se te ha quitado el miedito?,

    ResponderEliminar
  21. ay, ya la he cagao, me prometí no volver a preguntarte más...

    ResponderEliminar
  22. También estoy en desacuerdo con la crítica dura a Disney.
    Si nos pusiéramos a desenmascarar fantoches audio-visuales caería mucho santón, infantil o de culto adulto.
    De niños también veíamos mucha mierda que ahora sacralizamos por la nostalgia y la falta de memoria.
    Disney no está tan mal, y algunas películas son notables, por ejemplo, el mensaje de Kung Fu Panda, ya les gustaría acercarse a él a mucho autor de libros e intelectuales de café.
    (y donde haya un musical que se quiten los toros - más cerebro subcortical y menos hemisferio izquierdo)

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs