Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Adolfo Villoslada

Hablando con DWC, me viene a la memoria el secuestro de Adolfo Villoslada. Su hijo, también así llamado, iba a nuestro colegio. Había olvidado aquel capítulo, sombra de fascismo en una infancia por lo demás feliz, quizá ingenua o renuente a mirar a ciertos lados. Recuerdo su rostro, blanco, ojeras infantiles, no sé sí antes, durante o después del cautiverio. Hoy, abro el libro de Iván Reguera, que acabo de recibir por correo y, ojeando al azar, zas, página, 102: «La noticia de la semana fue la liberación del empresario Adolfo Villoslada».

Entradas más recientes

El buen traductor

Cuatro películas

Demo

Escribir es fácil

La historia condensada

Una agonía digital

Piano

Lunes

15

Y sí...